Lavazza ha dado un paso importante con la adquisición de Carte Noire para el crecimiento internacional de la compañía con el objetivo de competir con los principales protagonistas de la industria en esta fase de consolidación del mercado. Los altos directivos de Lavazza explicaron que el acuerdo con el grupo Jacobs Douwe Egberts (JDE) se ultimó el 29 de febrero, tras recibir la aprobación de la autoridad francesa de competencia y la Comisión Europea, y tras finalizar el proceso de información y negociaciones con las organizaciones relevantes que representan a los empleados.

"La adquisición de Carte Noire por parte de Lavazza une a dos compañías que son muy parecidas por lo que respecta a su historia, su nivel de imagen y su cultura de la calidad", comentó Antonio Baravalle, el director general de Lavazza. "Al mismo tiempo, el carácter complementario de los respectivos segmentos de consumo, que ve Lavazza como una de las marcas líderes en el mercado francés de productos de uso no doméstico y Carte Noire en el sector minorista, abre las puertas a un potencial de desarrollo significativo".

Carte Noire, con una cuota de mercado en Francia en el sector minorista del 20% (por volumen; fuente: Nielsen), es la más importante de una serie de adquisiciones recientes. Durante la presentación, el director general de Lavazza recordó que en 2015 la marca Merrild —marca líder consolidada en Dinamarca y los países bálticos— entró a formar parte del Grupo, mientras que en Australia —país donde la compañía tiene una cuota de mercado significativa— se quedó a cargo de las operaciones de distribución a finales del año pasado y se incorporó una nueva filial del Grupo.

Lavazza, respaldada por su trayectoria de más de 120 años, se encuentra en una buena posición para desempeñar un papel principal en un mercado mundial cada vez más competitivo, con un nivel considerable de combinaciones de negocios. Eso fue también subrayado por los dos vicepresidentes del Grupo: "Estamos muy satisfechos con esta adquisición, que nos atrevemos a calificar de 'matrimonio perfecto' y que ahora hace el grupo entero más fuerte", comentó Giuseppe Lavazza. "Es una transacción que convierte a Francia, el país donde iniciamos nuestro proceso de expansión internacional en 1982, en nuestro segundo mercado más importante después de Italia: concretamente una plataforma de 500 trabajadores con un volumen de facturación estimado en la región del 20% del volumen de facturación total del Grupo, a lo largo del año en curso".