Mahou San Miguel ha invertido en los últimos cinco años más de 15 millones de euros en proyectos con incidencia ambiental, gracias a los que ha sido reconocida como una de las empresas más eficientes de Europa. Concretamente, a través de las medidas puestas en marcha, la cervecera ha conseguido que los indicadores ambientales que presentó el pasado año la sitúen dentro del 25% de las compañías de Alimentación y Bebidas con mejor desempeño en este ámbito según el BREF Europeo, el documento de referencia que recoge las mejores técnicas disponibles en la materia para los distintos sectores industriales.

La cervecera ha reducido un 3% su consumo unitario de agua y un 1% la energía empleada

 

Esta posición refleja el continuo compromiso de la cervecera con el respeto y el cuidado del medio ambiente, así como el uso responsable de los recursos naturales. En este sentido, en 2018, Mahou San Miguel consiguió ahorrar 173.782 metros cúbicos de agua, lo que supuso una reducción del 3,2% en su consumo respecto al año anterior. Además, gracias a la implantación de distintas medidas, entre las que destaca que el 100% de la energía eléctrica que utilizan sus centros de producción y sedes procede de fuentes renovables, disminuyó en más de un 1% su consumo unitario de energía. Por su parte, sus emisiones de CO2 a la atmósfera descendieron respecto al año anterior, evitando la emisión de 2.634 toneladas.

La compañía cuenta con residuo cero en todos sus centros de producción en España y, en 2018, consiguió reducir en 115 toneladas el uso de materias primas, optimizando así el Análisis de Ciclo de Vida de sus productos.

Destacado compromiso ambiental a largo plazo

A lo largo de sus más de 129 años de historia, Mahou San Miguel se ha enfocado de manera constante en garantizar su óptimo comportamiento en este campo y, hoy, su aspiración es convertirse en un ejemplo activo en materia de sostenibilidad en el sector de Gran Consumo. Para lograrlo, cuenta con un Marco Estratégico de Sostenibilidad que, bajo el nombre de “Somos 2020”, define los 20 compromisos que le ayudarán a lograrlo a corto plazo.

Concretamente, en el aspecto ambiental y de aquí a 2020, Mahou San Miguel se compromete a reducir un 10% su huella de carbono y a impulsar proyectos de autogeneración energética, a reducir su consumo de agua otro 10% para 2025 y a desarrollar programas de protección de las fuentes hídricas en sus entornos. Además, todos sus embalajes y materiales promocionales serán diseñados a partir de criterios ambientalmente responsables primando los componentes reciclados, reciclables y de menor gramaje, y se fomentará la reutilización hasta lograr que sus envases contengan, al menos, un 50% de PET reciclado, un 70% de vidrio reciclado y un 100% de cartón sostenible.

Asimismo, colabora impulsando iniciativas que contribuyan a la protección del medio ambiente de la mano de diferentes organizaciones internacionales como The CEO Water Mandate de Naciones Unidas, el Pacto Mundial de Naciones Unidas o WWF.