El compromiso con el entorno de Mahou San Miguel, que celebra en junio su Mes de la Sostenibilidad, es uno de los principios que ha guiado su actividad desde hace más de 128 años y desde el año 2000 la cervecera ha reducido a la mitad su impacto en el medio ambiente a través del uso responsable de los recursos naturales.

Desde la compañía destacan que a la vez que su producción ha aumentado un 58% desde el año 2000, Mahou San Miguel ha reducido su consumo unitario de agua en un 41% gracias a la optimización tanto de los equipos como de los procesos. Este dato supone un ahorro de 3.800.018 metros cúbicos y es especialmente significativo teniendo en cuenta que este recurso constituye la principal materia prima con la que la cervecera elabora sus productos. Por ello, los proyectos de compensación y ahorro se han visto reforzados por otros de índole industrial, como el de recuperación de vahos de cocción, una iniciativa que comenzó en 2008 en el centro de producción de Alovera (Guadalajara) y que, debido a sus buenos resultados, se ha ampliado a otros como los de Burgos y Málaga.

Esta eficiencia se encuentra, igualmente, en el rendimiento energético de la compañía, un área en el que Mahou San Miguel ha logrado reducir su consumo unitario en un 50%, evitando el uso de 345.549 MWh o, lo que es lo mismo, la energía que consumen más de 34.800 hogares españoles en un año. Esta reducción ha sido posible gracias a la implantación de medidas de eficiencia energética como el aprovechamiento de energía solar térmica en el centro de producción de Burgos. En este sentido, también destaca el hecho de que el 100% de la energía eléctrica consumida en los centros de producción y sedes españolas de la compañía ya procede de fuentes renovables.

La responsabilidad de Mahou San Miguel con el cuidado del medio ambiente encuentra también su reflejo en la reducción progresiva de sus emisiones de CO2 que, desde el año 2000, han experimentado un descenso del 52%. Ello implica que durante este tiempo ha evitado la emisión a la atmósfera de 50.234 toneladas, que es el equivalente a lo emitido por 698.206 coches viajando de forma simultánea de Madrid a Barcelona. En este ámbito cabe destacar también los esfuerzos realizados en el ámbito de la movilidad sostenible gracias a proyectos como la renovación de su flota comercial en Granada por vehículos 100% eléctricos o el fomento de camiones de Gas Natural Licuado.

Por otro lado, la cervecera también protege las comunidades en las que está presente a través de la gestión sostenible de los residuos.