Pernod Ricard Bodegas ha dado un nuevo paso en su compromiso con el Medio Ambiente y la protección del consumidor al convertirse en la única empresa española del sector vinícola en impulsar y financiar el Proyecto PEF (Product Environmental Footprint), patrocinado por la Comisión Europea, y cuyo objetivo es definir una metodología armonizada para medir la Huella Medioambiental del vino.

El proyecto también integrará una propuesta sobre las mejores formas de comunicar la información medioambiental al consumidor. Este Proyecto, coordinado por el Comité Europeo de Empresas de Vino (CEEV), permitirá calcular el impacto medioambiental de un producto a través del Análisis de Ciclo de Vida, recogiendo aspectos como Huella de Carbono, Huella Hídrica, etc.

Esta iniciativa pretende que las empresas dispongan de un método para medir el impacto medioambiental del vino de una forma clara, fiable, completa y estandarizada. Todo ello contribuirá a crear un ambiente de confianza tanto en los consumidores de vino como en todas las partes implicadas en la cadena de suministro.