España es el primer viñedo en cuanto a extensión se refiere del mundo, y el tercer productor de vino. Las bodegas y la industria se enfrentan cada vez a retos más exigentes: el Cambio Climático, que obliga a los viticultores a tomar decisiones cada vez más complejas en el viñedo; los problemas de comercio internacional, con los incrementos de tasas arancelarias en determinados países como EEUU o la volatilidad de mercados como el de China; el sobreabastecimiento del mercado interno, con un repunte en los hectólitros en 2019 (fuente: OEMV); y la adecuada gestión del ligero aumento del consumo interno en "valor", en torno al 2% respecto la campaña anterior (fuente OEMV); entre otros factores.

Todos estos datos hacen que la gestión de las bodegas requiera tareas cada vez más complejas, sumadas al reto de la transformación digital del campo y de las propias bodegas, con especial incidencia en departamentos clave como el de Marketing y Comercial.

Las empresas que estén preparadas para esta reconversión y estos retos serán las que destaquen frente al resto. Y la única manera de afrontar los nuevos escenarios con la menor incertidumbre pasa por la correcta y completa formación de los recursos humanos, es decir, de las personas.

Fruto de esta realidad, el Grupo de empresas familiares Matarromera y el Campus Internacional del Vino han diseñado un Máster único, en el que el 100% del profesorado son profesionales en activo de las bodegas que posee la marca en diferentes zonas de España.

Este Máster en Gestión de Empresas Vitivinícola de Matarromera consigue, de forma práctica, dotar de las competencias necesarias a cualquier profesional del vino que quiera mejorar su carrera profesional, y también está destinado a todos aquellos que quieran optar a trabajar en este sector que se presenta lleno de oportunidades.

En un mercado con cerca de 4.300 bodegas solo en el ámbito nacional, la formación especializada es una puerta que garantiza un mayor índice de empleabilidad en el sector. Según datos de la Federación Española del Vino (FEV), la facturación total de las bodegas españolas asciende a más de 7.000 millones de euros y el conjunto del sector representa alrededor del 1% del PIB.