J. García Carrión es una empresa familiar de capital 100% español con más de 125 años de tradición en el mundo del vino y 5 siglos siendo agricultores, tal como resalta con orgullo su director Internacional y quinta generación, Luciano García-Carrión. "En JGC reforzamos la agricultura y queremos controlar la materia prima porque, en los próximos años, si España va a destacar en algo frente al mundo será como caballo ganador en turismo y por la calidad de su materia prima", explica durante la entrevista con ARAL.

Con una facturación de 850 millones de euros en 2013, la empresa originaria de Jumilla es ya la primera bodega de Europa y la cuarta del mundo. Vende sus vinos y zumos en más de 155 países; controla 150.000 hectáreas de viñedo y posee plantaciones propias de frutas -incluso tropicales-; cuenta con 10 centros de elaboración que dan empleo directo a 800 trabajadores e indirecto a 1.500; y mantiene acuerdos con 45.000 agricultores con los que se "casan" profesionalmente para darles estabilidad. García-Carrión señala que en la familia están contentos con la marcha del negocio. Con 40 millones de cajas de vino vendidas durante el último año saben que están en la buena línea, "pero hay mucho por hacer para llegar a vender los 80 millones de cajas que tenemos como objetivo", afirma. 

Luciano García-Carrión Corujo (Murcia, 1975) indica -durante la entrevista que se puede leer completa en la edición 1615 de ARAL en papel- que de sus padres, Fala y José, ha recibido muchos y buenos consejos, pero que si se tiene que quedar con uno sería la dedicación continua que han tenido en el negocio. "La persistencia de mi padre en sus ideas e ir contra viento y marea, con el foco claro, no tiene límites", explica. Por eso valora especialmente su designación para recibir el premio concedido por el Club de Dirigentes este año. Una distinción que García-Carrión, padre, también recibió en el año 2001 en la categoría de Industria Alimentaria.

El Dirigente del Año de la Dirección Comercial 2014 está seguro de que los últimos 6 años han sido los de mayores retos para las empresas en España, en cualquier sector, e indica que JGC, en 2007, antes de la crisis, hizo ya una estrategia con sus principales clientes sabiendo que los años que venían iban a ser muy difíciles, "porque vimos lo que estaba sucediendo en EE.UU., donde estamos muy presentes". "La ventaja –reflexiona- es que antes de la crisis habíamos hecho las inversiones. Del 2000 al 2010 invertimos más de 700 millones de euros en nuevas bodegas, tecnologías…, y el comienzo de la crisis nos pilló en una muy buena posición de capacidad y de eficiencia. Lo que hicimos fue apostar por ayudar al consumidor, en estos tiempos muy difíciles, y por ofrecer en nuestros productos precios psicológicos, ayudando a nuestros clientes para que sus ventas no solo no bajen sino que suban". 

JGC tiene en España el 37,7% de cuota en el mercado de vinos, pero su objetivo es llegar al 40% y mantenerla en el corto y medio plazo. En vinos con D.O. la compañía ha pasado en los últimos años del 14% al 27%; y son el Rioja más vendido. Igualmente, son la marca de Cava más vendida en España y García-Carrión se siente también satisfecho de que en el mundo se venda ya más Cava que Champagne: "en que suceda eso, creemos que hemos aportado mucho".

García-Carrión opina que el verdadero competidor es Francia, Italia… y resto de países: "Cuanto más vino español se venda en el mundo mejor para todos los fabricantes nacionales. Esa es nuestra mentalidad: Que los españoles seamos más piña de la Marca España". Y está convencido de que el producto español se puede vender muy bien fuera de nuestras fronteras: "en cata ciega, es el mejor. No le hace sombra nadie… Lo que falta es que meta más ruido. Con mucha humildad, pero sin ningún complejo". "Hoy día, o eres un jugador global o eres local. Te tienes que identificar con una de estas estrategias como empresa, sino sufrirás mucho", afirma.

Estrategia de marca única

"Las grandes multinacionales están concentrando sus marcas y nosotros también apostamos por la estrategia de marca única: Pata Negra y Don Simón, en vinos, zumos, néctares, bebidas de soja, gazpachos …", señala el director Internacional de JGC.

Muy responsable de sentirse heredero de una cultura familiar transmitida a lo largo de cinco generaciones, Luciano García-Carrión, asegura que el apoyo incondicional de su esposa le da fuerzas para "comerse el mundo", pero que se siente en la obligación profesional de tener que mejorar todos los días: "hay tanta gente que quiere vender que hay que ser diferentes". Pero también tiene muy claro que para llevar adelante el negocio: "Si no hubiera arraigo y pasión familiar, no sería lo mismo".

Luciano García-Carrión ha realizado distintos cursos en UK y EE.UU. Y es Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra. A los 21 años comenzó a trabajar en la compañía familiar realizando un "training" por todos los departamentos. Posteriormente estuvo en el Departamento de Internacional en varios países, hasta ocuparse de de la dirección Internacional de la empresa. Actualmente es miembro del Comité de Dirección, del Consejo de Administración y está involucrado en los principales Clientes de Nacional y Horeca de JGC. 

El próximo 22 de mayo en Madrid la revista ARAL hará entrega a Luciano García-Carrión el premio de Dirigente del Año de la Dirección Comercial 2014 concedido por el Jurado de la XXI edición de los Premios Dirigentes del Año de la Industria y la Distribución.