Solán de Cabras, agua mineral natural de referencia de la Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel, prevé, que a cierre de este año, se produzca un incremento del 6% en sus ventas internacionales respecto a 2018. Esto se debe a su continuo avance en su internacionalización y ya que está presente en más de 30 países de los cinco continentes.

Uno de sus mercados más destacados actualmente es Japón, que ya concentra más del 20% de su exportación y donde en 2019 espera crecer un 8%, convirtiéndose en el líder en términos de facturación para la marca fuera de España.

De hecho, esta cuenta ya con un sólido reconocimiento en el país nipón, en el que desarrolla numerosas iniciativas en el marco de su compromiso con la sociedad y donde ha extendido acciones como su Botella Rosa para apoyar en la lucha contra el cáncer de mamá, a las que se suman sus colaboraciones con organizaciones de referencia como Pink Ribbon o Japan Cancer Association.

Otros mercados relevantes y estratégicos para Solán de Cabras son Francia, Holanda, China, EEUU o EAU entre otros, que están experimentando un crecimiento constante en cuanto a ventas y notoriedad de marca.

En palabras de Jesús Núñez, director general de la Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel: “estamos muy satisfechos con el desempeño de Solán de Cabras fuera de nuestras fronteras, un producto que goza, además, de un excelente posicionamiento y cuya percepción de calidad es exactamente la misma que en España”. Y añade: “el hecho de que esté funcionando tan bien en mercados con un nivel de exigencia tan alto como Japón pone de manifiesto su excelentes cualidades y su carácter único y singular”.

Japón es uno de los mercados más destacados concentrando más del 20% de su exportación

El crecimiento internacional de Solán de Cabras también se ha visto impulsado por la búsqueda constante de nuevas fórmulas y procesos para optimizar al máximo la eficiencia de sus modelos de transporte y para reducir el impacto ambiental derivado del mismo, todo enmarcado en su firme compromiso con la sostenibilidad. En concreto, ha centrado sus esfuerzos en la aplicación de nuevos patrones de carga y movimiento de mercancías para reducir el número de contenedores por trayecto y el número de viajes aumentado, a su vez, la durabilidad de los embalajes.

La Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel lleva años encadenando crecimiento en ventas dentro y fuera de España y, en 2018, batió su récord al alcanzar los 4,2 millones de hectolitros, lo que supone un incremento del 3,6% respecto al año anterior y del 31,5% desde 2015. Actualmente, el negocio de Aguas de la compañía tiene un peso del 20% en el volumen global y cerró 2018 con una facturación de 81,5 millones de euros.