En la década de los 80, una frase se instaló entre la población española: ¡Voy a comer con Don Simón! Así lo repetían diferentes personajes en una campaña de publicidad que presentaba un vino que era, en sí mismo, una auténtica revolución: calidad y precio iban de la mano. Al poco tiempo se convirtió en el vino más vendido y el eslogan que lo hizo famoso aun es recordado por todos, formando parte de la memoria popular.

Aquel vino no llegaba en la tradicional botella retornable de la época sino en un envase práctico, de poco peso y no retornable. En menos de dos años, el vino se convirtió en líder del mercado. En parte, gracias a las numerosas campañas de publicidad: la idea era transmitir que se trataba del mejor vino para comer con él todos los días.

El brik revolucionó el mercado del vino y, actualmente, Don Simón es la marca de vinos más vendida y está presente en más de 150 países. Don Simón es un referente de cómo una empresa familiar ha conseguido vender millones de litros de vino en todo el mundo.

Coincidiendo con el aniversario de sus 40 años, Don Simón lanza un nuevo vino tinto tempranillo y blanco verdejo en botella de cristal de 1 litro con una apuesta de García Carrión por la sostenibilidad. Esta botella es ecológica y más ligera.