El 62% de los consumidores encuestados ha hecho la compra de alimentación y gran consumo una vez a la semana y un 12% cada quince días durante el periodo de confinamiento, según las conclusiones de la Encuesta Sobre Hábitos de Consumo Covid-19 de la Mesa de Participación Asociaciones de Consumidores (Mpac), un cuestionario online de 15 preguntas que han contestado 520 consumidores.

Y es que la crisis parece haber fortalecido determinados hábitos de compra y consumo, porque cerca del 50% asegura que planificará más la adquisición de productos de alimentación, casi un 25% mantendrá los establecimientos más cercanos a su domicilio como la opción prioritaria de compra, un 18% reducirá más el desperdicio de alimentos y casi un 9% indica que cocinará más que antes.

En esta misma línea, más del 80% ha salido personalmente para adquirir alimentos y productos de primera necesidad y un 8,9% ha comenzado a utilizar el comercio online. Otro 8,3 % lo hace a través de familiares y amigos. Por su parte, más del 60% ha seguido comprando en su establecimiento habitual frente a un tercio de los encuestados que lo ha cambiado por otro más cercano; tan solo un 7% ha elegido cambiar de lugar de compra para poder hacerlo online.

El 90% valora muy positivamente el esfuerzo de la cadena agroalimentaria para asegurar el abastecimiento y adoptar medidas de seguridad e higiene para sus clientes y trabajadores

Además, el 90% valora muy positivamente el esfuerzo de la cadena agroalimentaria para asegurar el abastecimiento y adoptar medidas de seguridad e higiene para sus clientes y trabajadores. De hecho, un 63% ha valorado con cinco estrellas, la máxima puntuación, y un 24 % con cuatro, el papel de la cadena agroalimentaria durante la pandemia y un 67% ha mejorado la percepción que tenía de ella antes de la crisis. Por su parte, más del 80% respalda totalmente la prestación del servicio de distribución alimentaria.

Sin embargo, los productos frescos y los de limpieza son los que más han crecido en la cesta de la compra durante los días de confinamiento. Casi un 34% y un 20% respectivamente reconocen haber aumentado su consumo. Les siguen los aperitivos y snacks, indicados por el 10%, y los chocolates, dulces o productos para elaborar repostería casera con otro 10%. Por su parte, poco más de un 11% de los encuestados reconoce haber consumido complementos o suplementos vitamínicos durante el confinamiento.

De los resultados de la encuesta, también se extrae que la inmensa mayoría de la población ha mantenido sus hábitos de separar para reciclar, en concreto el 82%. Tan solo un pequeño porcentaje, el 9%, ha mejorado sus hábitos y otro 9% ha relajado su actitud prepandemia. Asimismo, la gran mayoría de las personas encuestadas, por encima del 60%, considera que durante el confinamiento ha mantenido unos hábitos saludables, mientras que casi una de cada cinco personas encuestadas reconoce haberse “relajado” en ese terreno.

Por último, los encuestados han señalado que las conductos de sus conciudadanos más destacadas fueron, en este orden, que un 32% respetaba la distancia de seguridad, cerca de un 25% utilizaba guantes y geles desinfectantes, un 24% respetaba las colas y únicamente un 17% consideraba como hábito más destacado el utilizar la tarjeta como medio prioritario de pago.