Ampans y Caprabo han inaugurado recientemente el primer supermercado de Cataluña íntegramente gestionado por personas con discapacidad. El nuevo supermercado, que emplea a 10 personas con discapacidad, se encuentra en la calle Barcelona número 72 de la ciudad de Manresa (Barcelona) y cuenta con 278 metros cuadrados de superficie comercial y vende más de 4.000 productos.

Al acto de inauguración del nuevo Caprabo en Manresa asistieron el Alcalde de Manresa, Valentí Junyent; el presidente de Ampans; Sebastià Catllà, el director general de Ampans, Toni Espinal; y el director general de Caprabo, Martin Gandiaga.

Este proyecto de innovación social abre nuevas oportunidades para la inclusión laboral de personas con discapacidad e impulsa, a través del contacto directo con el público, la visibilidad en la sociedad de la diversidad de capacidades y aptitudes, actuando como catalizador para futuras aperturas.

Gandiaga ha destacado que el nuevo supermercado Caprabo de Ampans supone "un paso histórico en el desarrollo de la economía social. Para Caprabo supone un ejemplo de integración e innovación. El supermercado Caprabo de Ampans abre oportunidades para las personas con diferentes capacidades". Y ha añadido que "el desarrollo del proyecto con un supermercado, adicionalmente, supone dar visibilidad social al extraordinario trabajo que desarrolla Ampans". "Creemos que es importante poder ofrecer a los ciudadanos la opción de comprar en un establecimiento con valores diferenciales".

Por su parte, el director general de Ampans, ha explicado que "la misión de la entidad es desarrollar actividades que generen ocupación, que hagan visibles las capacidades de las personas que trabajan y un supermercado es un ejemplo magnífico para hacerlo. Aunque Ampans tiene una larga trayectoria desarrollando proyectos laborales y empresariales, este supone un reto especial porque es el primero con un equipo formado íntegramente por personas con discapacidad".

En la entrada de la tienda hay instalado un corner de Ampans que tiene como objetivo dar a conocer a los clientes de la tienda la actividad de la Fundación Ampans.

Formación específica

En el supermercado trabajan 10 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, de las que cuatro estarán en las cajas y cuatro como reponedores. Otras dos personas son jefe de la tienda y segundo responsable. De todos ellos, siete son mujeres y tres hombres.

Como paso previo a su apertura, este proyecto ha requerido un estudio previo de las actividades, tiempos y complejidad de la tienda para adecuar los procesos de trabajo, tareas y funciones que requiere la gestión de un supermercado a los perfiles y capacidades diversas de las personas que componen el equipo de tienda. Esta labor de análisis y definición adaptada de puestos de trabajo ha sido desarrollada conjuntamente por Ampans y Caprabo y ha supuesto, a su vez, el punto de arranque para el plan de formación específico que todo el equipo de personas con discapacidad ha desarrollado en una de las tiendas de Caprabo de Manresa.