El alza de la factura registrada en los últimos meses amenaza con tensionar de forma significativa los resultados de la distribución comercial. Así lo aseguran desde la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), desde donde aseguran que "de mantenerse hasta final del año los incrementos del precio de la electricidad que hemos visto recientemente, el coste eléctrico de las empresas podría incrementarse más de un 10%, frente a un avance medio de las ventas entre el 1,5% y 2%".

La factura de la electricidad ya supone a día de hoy la mitad del beneficio de las empresas, siendo una de las rúbricas más importantes de los gastos de explotación. Conscientes de su impacto sobre la cuenta de resultados y también de la problemática del cambio climático, "las empresas de Anged han sido pioneras en impulsar medidas de eficiencia energética", aseguran. Las inversiones en luminarias de LED, climatización inteligente, aislamiento de tiendas, aprovechamiento de la luz natural y mejora de todos los sistemas de refrigeración han permitido a las firmas de Anged reducir de media un 16% su consumo energético en tan sólo cinco años, seis puntos más que la media del sector.

"Con un campo cada vez más estrecho para seguir optimizando y reduciendo el consumo de electricidad en las tiendas, un incremento considerable en la factura de la electricidad como el que estamos viviendo puede tensionar de forma significativa los márgenes, ya de por sí estrechos, de la distribución comercial", aseguran desde la Asociacióin.

Y añaden que "el coste de la energía es un factor competitivo de primer orden para un país, sobre todo en aquellos más dependientes del exterior como es el caso de España. Sin embargo, los permantentes vaivenes de la regulación y los precios generan incertidumbre y obstáculos al crecimiento de la actividad empresarial".

Desde Anged entienden que en cuestiones como la energía, la fiscalidad, el mercado de trabajo, el modelo competencial autonómico, la educación o las pensiones "necesitamos un entorno normativo seguro, estable y sencillo, construido sobre la base del entendimiento y una visión estratégica de futuro", alertando que "de lo contrario será muy difícil abordar el profundo proceso de cambio tecnológico que vive hoy la economía global".