Carrefour ha comprado, desde el pasado año, 5.000 toneladas de tomate procedente de Almería. En el primer cuatrimestre, las compras superan casi un 70% la campaña en el mismo periodo del año anterior; una iniciativa que surge como respuesta al compromiso de la compañía con las empresas locales ante la situación actual.

De esta manera, Carrefour comercializará tomate rama, tomate corazón de buey y tomate rosa de su proveedor Cultivos Hispalus, con el que lleva trabajando desde hace más de seis años.

Se trata de una iniciativa que surge como respuesta al compromiso de la compañía con las empresas locales ante la situación actual

Dicho proveedor es una empresa familiar que comenzó su andadura en 1988 y desde entonces realiza labores de cultivo en el campo y de comercialización de hortalizas, de los que dependen directa o indirectamente alrededor de 750 familias de la provincia. Además, trabaja con 15 agricultores que gestionan 150 hectáreas en los campos de Almería.

Y es que, en esta provincia, hay más de 40.000 hectáreas bajo invernadero, una forma de trabajar el producto hasta nueve meses al año y también un tipo de cultivo que protege a los tomates ante condiciones climatológicas adversas, como la lluvia, el frío o incluso la nieve.

Cabe mencionar que, en el último año, Carrefour mantuvo relaciones comerciales con un total de 1.108 proveedores almerienses a quienes realizó compras por un valor superior a los 653 millones de euros, reconociendo la labor de las pymes locales en el mercado nacional. De hecho, las empresas agroalimentarias locales son una pieza clave del modelo de negocio para Carrefour, dentro de su objetivo de ser la empresa de distribución referente de la transición alimentaria.