ARAL Digital.- Consum ha invertido 5,3 millones de euros a su política de conciliación familiar y laboral en 2011, lo que representa 529 euros por trabajador. Una de estas medidas es el permiso de paternidad remunerado de 4 semanas, medida de la que se han beneficiado 88 trabajadores durante el año pasado. Actualmente, el 4,5% de la plantilla de Consum, unas 450 personas, disfrutan de jornada reducida para el cuidado de hijos menores de 8 años. Sólo el año pasado, 137 personas solicitaron dicha medida. En 2011, la cooperativa implantó la dotación de una paga anual de 300 euros a todo el personal con discapacidad, con el objetivo de mejorar su bienestar. Además, también otorga una paga extraordinaria de 1.800 euros a las familias con hijos discapacitados a su cargo. Por otra parte, Consum compensa económicamente a todo trabajador que, por causas ajenas a su voluntad, no pueda disfrutar de, al menos, 15 días de vacaciones en período estival y deba hacerlo en otra época del año. Todas estas medidas se recogen en el catálogo ‘Más de 50 Medidas para Conciliar’, disponible en la web corporativa de Consum http://www.consum.es/consum-doc/revista/conciliar/50medidas.pdf.

Desde el inicio del Plan de Conciliación en 2007, la cooperativa ha aumentado su productividad en un 10%. La mejora de la calidad de vida en el trabajo ha permitido también la atracción y retención del talento, la reducción del absentismo en un 41% y la rotación laboral, así como el desarrollo de un mejor clima en el trabajo. Consum integra la responsabilidad social en su gestión y uno de los pilares de este compromiso es la mejora de las condiciones laborales, promocionando medidas para la conciliación de la vida personal y laboral. Consum cuenta con el Certificado de Empresa Familiarmente Responsable, otorgado por la Fundación Másfamilia y avalado por el Ministerio de Trabajo, y en 2011 obtuvo el Visado de su Plan de Igualdad por parte de la Generalitat Valenciana. De los más de 10.100 trabajadores de la Cooperativa, el 76% son mujeres. En el ejercicio 2011, la edad media de la plantilla fue de 37 años y el 84% tenía menos de 45 años.