Consum ha consolidado la implantación del sistema de pago con móvil a través del contactless (sin contacto)en toda su red de tiendas. Concretamente, 2.700 terminales de pago disponen ya de la tecnología necesaria para leer la información del teléfono móvil solo acercándolo al terminal. Esto supone una ventaja para el cliente, que puede pagar sus compras de forma más rápida, cómoda y segura.

A través de la tecnología NFC (Near Field Communication) se intercambian los datos entre el teléfono móvil y el terminal de pago. Para ello solo es necesario tener instalada la aplicación de la entidad bancaria del cliente, que permite el intercambio de datos con el aparato receptor. El único requisito es que los dispositivos estén a pocos centímetros para que la comunicación se efectúe correctamente. El pago se realiza sin necesidad de marcar el PIN de la tarjeta para compras inferiores a 20 euros.

La instalación de la tecnología contactless, que también permite el pago sin contacto a través de la tarjeta de crédito convencional, se completó a finales del mes de septiembre en los establecimientos Consum, concluyendo la implementación de mejoras en los terminales de pago de toda la red.