La confianza, la seguridad y la autorregulación responsable son conceptos fundamentales que contribuirán a culminar con éxito la desescalada en España, según afirman las empresas de Asedas, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados.

Desde la asociación destacan que la implantación de protocolos rigurosos de buenas prácticas es fundamental en cualquier tipo de negocio.  Y es que la experiencia de la distribución con base alimentaria, que ha permanecido abierta incluso en los peores momentos de la crisis, es que la autorregulación responsable es la mejor fórmula para transmitir confianza a empleados y clientes. En este sentido, desde cada sector deben salir las soluciones que mejor se adapten a sus características y necesidades con la vista puesta en retomar la actividad económica con rapidez y seguridad.

Desde la Asedas destacan que la implantación de protocolos rigurosos de buenas prácticas es fundamental en cualquier tipo de negocio

“La reactivación es urgente para evitar que la crisis social que ya estamos viendo se haga todavía más profunda. Las empresas de supermercados, y la totalidad de la cadena de valor agroalimentaria, han demostrado que, con eficacia y profesionalidad, es posible aplicar las medidas adecuadas en la actual coyuntura y mantener en funcionamiento las conexiones económicas que son necesarias para alcanzar la normalidad”, según explica Ignacio García Magarzo, director general de Asedas.

Asimismo, entre las buenas prácticas que la distribución de comercio alimentario tiene ya completamente integradas en sus procesos de trabajo, la  asociación destaca las destinadas a la protección al trabajador, que incluyen medidas organizativas sobre la disposición de los puestos de trabajo, de circulación de personas o de separación de espacios; la protección al consumidor, con cartelería y señalización informativas, mantenimiento del aforo o la recomendación del pago con tarjetas; o medidas de higiene en el establecimiento, con planes estructurados de limpieza y desinfección, entre otras.

Con buena parte de España ya inmersa en la fase 2 del “Plan de transición hacia la nueva normalidad”, que contempla nuevos aforos en los negocios de hostelería y restauración y más aperturas de tiendas y servicios, lo más importante es transmitir a la población confianza en que, con las medidas de seguridad personal y colectiva recomendadas, pueden retomar sus hábitos laborales, de consumo y de ocio con tranquilidad, tal como inciden desde Asedas.