El Grupo DIA ha celebrado una Junta Extraordinaria de Accionistas en la que ha dado luz verde a la totalidad de las propuestas de acuerdo formuladas por el Consejo de Administración.

Entre ellas, destacan el acuerdo de refinanciación pactado con los acreedores, la ratificación de seis de sus consejeros y el máximo de 1,35 millones de euros fijos para su retribución. En el caso del consejero delegado, Karl Heinz Holland, se quintuplica su salario desde los 600.000 euros anuales que en su momento cobraba Ricardo Currás a 3 millones de euros, bonus aparte.

En la Junta también se ha acordado la posibilidad de nuevas líneas de financiación como 80 millones de eutos a cargo de los acreedores a cambio de un interés del 5,5%.

Además de esta condición, también se requiere la creación de filiales no operativas para traspasar todos los inmuebles propios, determinados establecimientos comerciales -que representan el 58% del ebitda- y los paquetes accionariales de las subsidiarias de Portugal, Argentina y Brasil. Junto a esta línea,