El que fuera presidente de la Comisión Europea entre 2004 y 2014, José Manuel Durao Barroso, ha analizado esta mañana en el Congreso Aecoc del Gran Consumo el futuro de la Unión Europea en un contexto marcado por el Brexit y los movimientos migratorios. Durao Barroso ha destacado ante los más de mil directivos asistentes su total confianza en la capacidad de la Unión Europea para salir reforzada de sus actuales desafíos y ganar competitividad de cara a los próximos años.

Así, recordó que "Europa avanza y se construye en respuesta a sus crisis, como ocurrió con el nacimiento de la Unión bancaria, fruto de la crisis del euro". En su opinión, la Unión tiene "una resiliencia mayor de lo que se piensa", si bien adolece de liderazgo y apoyo por parte de sus países miembros.

En este sentido, acusó a los líderes nacionales de una "apropiación del éxito y europeización del fracaso", que ha perjudicado la popularidad de la Unión entre sus ciudadanos de a pie. En su opinión, es necesario impulsar la coherencia entre los estados miembros a la hora de apoyar el proyecto común, para que los ciudadanos la sientan propia y se puedan apoyar medidas que impulsen su competitividad.

Y es que, según Barroso, "no hay sentido de apropiación de Europa por parte de los políticos nacionales, y eso debilita a la Unión Europea". "A veces en la UE se piensa que se es más europeo cuanto más se legisla, cuando en realidad no todo necesita una legislación europea", ha añadido.

El futuro de Europa tras el Brexit

En relación a la anunciada salida del Reino Unido de la Unión Europea, el expresidente de la Comisión Europea ha declarado que "es muy fácil decir no a Europa; lo difícil es decir cómo, y el Reino Unido no lo ha hecho". En este sentido, en su opinión, es muy importante definir en qué condiciones se va a producir la salida y qué modelo comercial se va a adoptar. "¿Uno similar al suizo, al europeo?", se ha preguntado Barroso.

Con respecto al futuro de nuestro país, Durao Barroso ha manifestado su confianza en que España continúe creciendo por encima de la media europea en los próximos años.

La estrategia de Nestlé en su 150 aniversario

Luis Cantarell, vicepresidente ejecutivo de Nestlé, ha participado también en la sesión de hoy del Congreso Aecoc, donde ha repasado los 150 años de historia de la multinacional suiza y ha reflexionado sobre su futuro. Nestlé ha cerrado 2015 con unas ventas mundiales de 88.000 millones de francos suizos, una cifra que en España asciende a 2.166 millones.

El directivo de Nestlé reafirma el compromiso de la compañía con la innovación y la calidad nutricional del producto, en una clara apuesta por un estilo de vida saludable

"Queremos ser parte de la solución y no del problema", ha afirmado Cantarell con rotundidad sobre el reposicionamiento de Nestlé como empresa no tanto de alimentación sino como de nutrición, salud y bienestar, un giro que el ejecutivo ha calificado de "innovación disruptiva" al mismo nivel que podría serlo la invención de Nespresso para la historia de la compañía. Como parte de esta "reinvención", la empresa "reevalúa cada año todos los productos para que su calidad nutricional vaya pareja al sabor".

El directivo ha instado a las empresas de gran consumo a imitar a Nestlé abriendo nuevos mercados sirviéndose de la tecnología. "Somos los inventores del café soluble, la harina lacteada o las cápsulas de Nespresso", ha recordado. En un contexto de innovación continua como el que vivimos, en el que "el big data es la nueva moneda de cambio y el smartphone acabará siendo nuestro médico de cabecera", Cantarell ha hecho una llamada a las empresas y organizaciones para trabajar. "El futuro será colaborativo y tenemos que colaborar para que la suma de 1 1 no sea 2 sino 3", ha añadido el directivo. En este sentido, Cantarell ha lamentado la actual posición de Europa, uno de cuyos grandes problemas ha sido "perder la esperanza en que colaborando juntos gobiernos, empresas y organizaciones podemos hacer un pastel más grande".

En este clima de cambio y complejidad, Cantarell ha defendido con optimismo que "vienen tiempos apasionantes, seguramente incómodos, en los que hablaremos del cambio como lo normal".