La pandemia ha propiciado un cambio en el medio de pago para abonar la cesta de la compra, ya que, por primera vez, la tarjeta adelanta al efectivo, según los datos de Nielsen. Si antes de la crisis sanitaria, se pagaba al contado en el 61,2% de las ocasiones, ahora son en el 45,5%. Por el contrario, la tarjeta ha pasado del 38,5% al 54,1%.

Este cambio de tendencia responde a los efectos que la pandemia dejó en el consumidor y en sus hábitos durante el Estado de Alarma, siendo uno de los más importantes la caída en visitas al establecimiento, con un descenso del 13%, y el aumento del ticket de compra, en concreto del 20%, en el periodo analizado. Ahora, a un ritmo de visitas a la tienda propio de agosto con compras más propias de la Navidad, el consumidor optó por pagar más con tarjeta.

En cuanto al gasto en las operaciones al contado o con tarjeta, ya en periodo precovid eran más cuantiosas las segundas, al representar el 54% del gasto, frente al 45% del efectivo; pero con la pandemia el ‘gap’ aumentó hasta los 34 puntos de diferencia, de tal modo que dos de cada tres euros que se gastan en hacer la compra requirieron de un PIN y solo uno de cada tres de abrir la cartera.

Además, este cambio de paradigma también está muy alineado al auge del e-commerce que, por sus características, requiere de pagos digitales y no físicos, ahondando en el declive de billetes y monedas en los bolsillos. También han contribuido las recomendaciones sanitarias de no manejar dinero en efectivo, así como la disminución de visitas al cajero automático al decrecer las visitas al banco por miedo al Covid.