Eroski ha alcanzado el desperdicio cero de alimentos aptos para el consumo en toda su red de tiendas. Un programa vinculado a un propósito solidario de donación de productos alimenticios a colectivos socialmente responsables de toda España que en 2012 le permitió entregar más de 815 toneladas de alimentos.

Para llevar a cabo el programa "desperdicio cero", ha desarrollado  un protocolo de actuación que vigila la seguridad alimentaria de los productos y que, en el caso de los alimentos frescos, garantiza el mantenimiento adecuado de la cadena de frío, tanto a nivel interno como con la entidad receptora que debe asegurar que cumple con las mismas garantías en su transporte e instalaciones.

Los alimentos donados son productos frescos y de alimentación que Eroski retira de sus lineales para cumplir con su compromiso de frescura máxima con sus clientes, o simplemente porque su envase presenta una pequeña deficiencia como puede ser una simple abolladura o rotura de embalaje que impide su venta. Todos están siempre dentro de la fecha de caducidad o de consumo preferente y en perfecto estado para su consumo.

Eroski es la primera cadena de distribución en España que alcanza el desperdicio cero en toda su red de hipermercados y supermercados. Para desarrollar esta iniciativa, Eroski colabora con más de 40 organizaciones socialmente responsables de toda España y con un equipo interno de más de 38.400 personas comprometidas con el desperdicio cero.

Alcanzado el desperdicio cero en todos sus establecimientos, Eroski da un paso más y con el lema "la comida no se tira, ¡se aprovecha!" ha puesto en marcha una campaña de concienciación al consumidor para impulsar la reflexión sobre el desperdicio de alimentos en el hogar y para que, a través de información, conozca la manera de evitar el despilfarro que se produce y se sume al compromiso Eroski de desperdicio cero. 

La campaña tiene dos objetivos, el primero asegurar que en su red de tiendas no exista despilfarro de productos alimenticios que estén en situación de ser consumidos por las personas. Por otra parte, consiste en informar y formar a los consumidores para que ellos también en su vida cotidiana no despilfarren ningún producto apto para el consumo humano", ha explicado Alejandro Martínez Berriochoa, director de Responsabilidad Social Corporativa de Eroski. 

Eroski desarrollará a lo largo de 2014 una  campaña de formación y concienciación de los consumidores, que les dotará de conocimientos, recursos y herramientas prácticas para racionalizar su compra, aprovecharla al máximo y minimizar el despilfarro alimentario, con los consiguientes ahorros que eso conlleva a la sociedad y a la economía de las familias.