Eroski ha entregado más de 1.240 toneladas de alimentos a entidades socialmente responsables en lo que va de año gracias al programa "Desperdicio Cero" de donaciones solidarias. Alejandro Martínez Berriochoa, director de Responsabilidad Social de Eroski, ha dado a conocer el dato durante su intervención en 'Save Food Meeting', el IV Punto de Encuentro AECOC Contra el Desperdicio Alimentario, que ha reunido a más de 300 profesionales europeos de la cadena agroalimentaria.

"Producción, almacenamiento, transformación, distribución… los alimentos se desperdician en toda la cadena. Como parte integrante de ella, en Eroski nos hemos propuesto no desperdiciar ningún producto alimenticio apto para el consumo", ha señalado el máximo responsable de Responsabilidad Social de la cadena. "Se trata de un propósito íntimamente ligado a nuestra vocación por una relación responsable con el entorno que forma parte de nuestro modelo de gestión empresarial".
Los alimentos donados son productos frescos y de alimentación que Eroski retira de sus lineales para cumplir con su compromiso de frescura máxima con sus clientes, o bien cuyo envase presenta una pequeña deficiencia, como puede ser una simple abolladura o rotura de embalaje que impide su venta. "Todos los alimentos donados están siempre dentro de la fecha de caducidad o de consumo preferente y en perfecto estado para su consumo", ha detallado Martínez Berriochoa.

Primera cadena de distribución que alcanza el "Desperdicio Cero"

"En 1996 iniciamos nuestra colaboración con los Bancos de Alimentos a propuesta del Banco de Alimentos de Vizcaya y de los propios consumidores, que demandaban iniciativas solidarias dirigidas a colectivos desfavorecidos y personas en riesgo de exclusión social. Así, nacieron ese mismo año las campañas 'Operación Kilo' de recogida de alimentos en las tiendas Eroski", ha rememorado Martínez Berriochoa.

Posteriormente, la cadena inició su programa de donación de alimentos envasados cercanos a su fecha de consumo preferente pero todavía aptos para su consumo con total seguridad alimentaria. Hoy este programa continúa vigente con el compromiso 'Desperdicio Cero' de no tirar ningún alimento que sea apto para el consumo en toda su red de hipermercados y supermercados. Más recientemente, con el inicio de las primeras consecuencias de la crisis económica, el programa se extiende también a los alimentos frescos.

El programa, además de la reducción del desperdicio alimentario vinculada a un fin solidario de donación, persigue también promover el consumo responsable. "Desarrollamos en paralelo diversas campañas de concienciación al consumidor para impulsar la reflexión sobre el desperdicio de alimentos en el hogar y para que conozca la manera de evitar el despilfarro y, así, se sume al compromiso Eroski de desperdicio cero", ha detallado Martínez Berriochoa.