Eroski ha invertido 300.000 euros en la transformación de su supermercado en Andoain (Guipúzcoa) para adaptarlo al nuevo modelo comercial 'contigo', cuyos ejes se centran en un trato más personalizado al cliente, una fuerte apuesta por los productos locales y frescos de temporada, la promoción de la alimentación saludable y nuevas formas para ahorraren la compra diaria. El establecimiento está situado en la calle Zumea de la localidad.

Las obras de remodelación, iniciadas a mediados de abril, se han centrado especialmente en el área de frescos, renovada por completo para poner en valor la amplia oferta de productos locales de temporada. "Las tiendas Eroski son plataformas abiertas para la comercialización de los alimentos producidos en torno a ellas. Es nuestro compromiso con la variedad gastronómica, la sostenibilidad del sector agroalimentario local y una apuesta por la diversidad como un gran activo de la región", explica Ainhoa Aguado, jefa de tienda del supermercado Eroski en la calle Zumea.

El establecimiento transformado en Andoain amplía su plantilla hasta los 34 empleados, con la creación de cuatro puestos de trabajo. El equipo de la tiendas ha recibido 420 horas de formación, centradas en las áreas de carne, pescadería y fruta y atención al cliente.

Entre las novedades destaca la apuesta por la atención personalizada en todas las secciones. "El establecimiento recupera la venta asistida en mostrador en carnicería. Además, esta atención personalizada al cliente tendrá un desarrollo progresivo con una mayor adecuación de las ofertas y promociones a cada consumidor a través de la tarjeta Eroski Club, que ya engloba el 85% de las ventas realizadas por la cooperativa en Euskadi", puntualiza Aguado.

El supermercado renovado incorpora además las últimas innovaciones tecnológicas orientadas a mejorar su eficiencia energética y a reducir el impacto medioambiental de su actividad, como sistemas de cierre en muebles de frío para la conservación de alimentos.