Eroski pone en marcha en todos sus supermercados e hipermercados una campaña solidaria para recaudar fondos para la alimentación e higiene de los niños, niñas y familias en riesgo de exclusión social, agudizado por la crisis del Covid-19.

Esta iniciativa está ya en marcha en todos los establecimientos de la red comercial de las tiendas que operan bajo las enseñas Eroski, Familia y Caprabo en todo el territorio nacional. Las tiendas exhiben desde esta semana carteles de la campaña que apelan a la solidaridad de los consumidores para que realicen una donación a su paso por la línea de cajas. Además, Eroski contribuirá con una aportación equivalente a la que realicen sus clientes. "Esta crisis está dejando a muchos niños, niñas y sus familias sin las necesidades básicas diarias de alimentacion. Como es el caso de escolares con becas comedor cuya comida diaria puede estar en riesgo, ahora que los colegios permanecen cerrados. Desde Eroski respondemos con toda la celeridad posible y comenzamos la campaña donando 50.000 euros para poder activar la ayuda desde el primer día”, ha declarado Alejandro Martínez Berriochoa, director de Salud y Sostenibilidad de Eroski.

Los fondos recaudados a través de esta iniciativa se canalizarán íntegramente a través de Cruz Roja, quien contribuye de manera decidida a reducir el impacto social de la pandemia Covid-19 en el ámbito nacional con acciones dirigidas a colectivos en situación de especial vulnerabilidad. El Plan Cruz Roja Responde es un plan concreto de actuación y respuesta para los próximos dos meses que pretende alcanzar a más de 1.350.000 personas con un presupuesto estimado de 11.000.000 €, al que podrá sumarse todo aquel que quiera contribuir. El plan pretende movilizar a más de 40.000 personas voluntarias que materializarán las respuestas previstas en todo el Estado a través de sus más de 1.400 puntos de atención. Casi un millón de personas recibirán atención y acompañamiento telefónico, 25.000 familias recibirán bienes básicos, 16.000 personas serán apoyadas en materia de empleo y 3.000 personas sin hogar tendrán un lugar para dormir.