Lidl acaba de inaugurar dos nuevos establecimientos situados en las localidades de Calafell (Tarragona) y Torrox (Málaga). Las construcción de los dos establecimientos han supuesto una inversión conjunta de más de 8 millones de euros y la creación de 60 nuevos empleos.

Estas dos nuevas aperturas se enmarcan en el plan de expansión de Lidl en España para este 2014, que prevé una inversión de 180 millones y la apertura de 20 nuevos establecimientos este año.

Actualmente, Lidl aplica criterios de eficiencia energética y sostenibilidad medioambiental tanto en el diseño como en la construcción de sus nuevos establecimientos.

Entre otros elementos, las nuevas tiendas Lidl incluyen sistemas de iluminación LED en todos sus puntos de luz, que permiten un ahorro de hasta el 50% del consumo energético frente a sistemas de iluminación tradicionales. Lidl ofrece a sus clientes 'una compra perfecta' proporcionando productos de altísima calidad a precios muy competitivos.

Para ello dispone de un surtido optimizado de unas 1.600 referencias a base de productos de marca propia, de venta exclusiva en sus establecimientos, y que ofrecen la misma o mayor calidad que otras marcas más reconocidas del mercado. En su estrategia de adaptarse siempre a las necesidades de su cliente,

Lidl ha evolucionado del hard discount original a un modelo intermedio entre el descuento y el supermercado tradicional, más próximo al perfil del consumidor español, potenciando su surtido de productos frescos y de origen nacional.