Lidl ha decidido instalar un nuevo sistema automático de control del aforo en sus tiendas que se implementará en un total de 300 establecimientos de Lidl en España, un 50% del total, concretamente en los que tienen más tráfico de clientes. Así, mediante una pantalla situada en la entrada, el sistema avisa a través de un indicador luminoso sobre cuándo es posible acceder a la tienda con el fin de garantizar un distanciamiento social adecuado. Un sistema informático calcula de forma automática el número de personas recomendado, teniendo en cuenta la superficie de la tienda y el número de empleados y de clientes que hay en su interior.

Este nuevo sistema automático de control del aforo en tienda también se ha implantado en otros países en los que la compañía está presente, como Alemania, Portugal o Francia. En total, el compromiso de la cadena con la seguridad, desde que se decretara el estado de alarma, le ha supuesto una inversión de más de 23 millones de euros.

Por ello, durante el estado de alarma, la compañía distribuyó más de 150.000 litros de gel desinfectante, instaló 6.500 mamparas de protección en la línea de cajas para lograr un proceso de cobro seguro, y reforzó los servicios de limpieza y desinfección en todas las tiendas y centros de trabajo, entre otras medidas que hoy en día se mantienen y que se ven incrementadas con este nuevo sistema de control del aforo.