A cierre de su último año fiscal (entre el 1 de marzo de 2020 y el 28 de febrero de 2021), Lidl registró unas ventas netas de 4.825 millones de euros, un 9,7% más que en 2019. Un crecimeinto en línea con últimos ejercicios que le permite alcanzar una cuota de mercado del 6,1% y posicionarse como el tercer distribuidor en España.

En 2020, Lidl invirtió unos 350 millones de euros en la apertura de cerca de 40 nuevas tiendas y la inauguración de una nueva plataforma logística en la localidad de Agüimes (Gran Canaria). Con cerca de 1.700 millones de euros invertidos en la puesta en marcha de unos 180 establecimientos y tres almacenes en el último lustro, la cadena de supermercados ya cuenta con más de 630 puntos de venta y 11 centros logísticos en España.

De cara a 2021, Lidl prevé realizar una inversión  de más de 400 millones de euros para reforzar aún más su presencia en todo el territorio. En este sentido, la compañía estima sumar en torno a 40 nuevas tiendas a su red comercial y ampliar sus recursos logísticos a escala nacional: tras adquirir a principios de año unos terrenos en Parla (Comunidad de Madrid), en este ejercicio iniciará las obras de sus futuros centros en Escúzar (Granada) y Martorell (Barcelona) y en otoño pondrá en marcha la que será su nueva plataforma logística de referencia para el norte de España en Nanclares de la Oca (Álava).

Claus Grande: “En un año extremadamente complicado para todos, hemos aprendido a adaptarnos a las circunstancias y a reaccionar centrando nuestros esfuerzos en velar por la salud y la seguridad de nuestros empleados y clientes, garantizar el abastecimiento de nuestras tiendas y redoblar nuestro compromiso con España”

“En un año extremadamente complicado para todos, hemos aprendido a adaptarnos a las circunstancias y a reaccionar centrando nuestros esfuerzos en velar por la salud y la seguridad de nuestros empleados y clientes, garantizar el abastecimiento de nuestras tiendas y redoblar nuestro compromiso con España”, ha indicado el director general de Lidl España, Claus Grande, quien añade que “desde aquí, quiero hacer llegar un mensaje de agradecimiento y admiración a nuestra plantilla y colaboradores por hacer posible que Lidl haya podido seguir prestando un servicio esencial a la población y a nuestros clientes por haber seguido confiando en nosotros, permitiéndonos contribuir de forma decisiva a la reactivación económica de un país por el que continuaremos apostando en el futuro”.

Lidl creó un total de 2.000 nuevos puestos de trabajo estables. La cadena de supermercados prosigue así una senda de crecimiento que en los últimos cinco años le ha permitido consolidar cerca de 5.900 nuevos empleos hasta aumentar un 36% su plantilla, integrada a día de hoy por más de 17.000 personas. En paralelo, Lidl ha renovado recientemente su convenio colectivo con mejoras en el ámbito retributivo y del derecho de los trabajadores. La empresa también ha lanzado un proyecto pionero para certificar oficialmente la experiencia profesional de sus responsables de tienda en España y, de cara al futuro, prevé seguir creando más oportunidades laborales (más de 1.000 en 2021) y promover el empleo juvenil formando parte de iniciativas como la ‘Alianza por la FP: una estrategia de país’ impulsada por el Gobierno.

Compras de producto nacional por valor de 5.200 millones, un 13% más

Desde la empresa se explica que "el compromiso de Lidl con España también se traduce en su apuesta por afianzar su posición como principal comprador y exportador de la industria agroalimentaria del país". En 2020 la compañía adquirió producto nacional por valor de 5.200 millones de euros, un 13% más que en 2019; exportando más de la mitad a través de su red de más de 11.200 establecimientos en una treintena de países. En apenas un lustro, Lidl ha incrementado hasta un 73% sus compras en España, donde ya colabora con unos 850 proveedores.

En línea con esta tendencia, la cadena señala que está ampliando su surtido de productos regionales en todas sus tiendas del país con nuevas referencias de kilómetro cero, "dando así respuesta a la creciente demanda de este tipo de artículos por parte del consumidor y apoyando el desarrollo de negocio de los productores locales". Lidl ha logrado duplicar recientemente su surtido local en Galicia y Mallorca o incorporar un centenar de nuevas referencias regionales en el País Vasco, una estrategia que en 2021 continúa desplegando en estas regiones y que hará también extensiva a otras para poner aún más en valor la calidad de los productos de proximidad.

De la mano de sus clientes, en 2020 la compañía puso en marcha múltiples proyectos solidarios junto a varias organizaciones, entre ellas la Cruz Roja, distintos bancos de alimentos y centros sanitarios o Save The Children (con la venta de unas mascarillas diseñadas por Ágatha Ruiz de la Prada). Adicionalmente, Lidl continúa apostando por proyectos sostenibles que impulsen buenas prácticas en el sector de la distribución en España. Un ejemplo reciente es la venta de una gama de aceite de oliva virgen extra de Olivar Tradicional con la que la cadena de supermercados garantiza una retribución justa a los agricultores y asegura también la rentabilidad de sus explotaciones agrarias.

La empresa ha realizado recientemente bajadas permanentes en precios de hasta un 50% en más de 360 productos de marca propia y de fabricante (un 15% de su surtido), cuyo surtido prevé ampliar en los próximos meses. Esta iniciativa complementa la política de descuentos y promociones habituales de Lidl, que en 2020 "se tradujo en un ahorro de más de 110 millones de euros para que los hogares españoles pudiesen seguir llenando sus despensas en momentos de especial dificultad"indican desde la cadena alemana.

En 2020 Lidl también ha seguido innovando con la incorporación de más referencias BIO a su surtido, hasta liderar ya la penetración en esta categoría en España, o el lanzamiento de Skin Foodies, una nueva gama de cosmética vegana creada a partir de alimentos.

Desde la compañía se incide en que "la prioridad de Lidl desde el inicio de la crisis sanitaria ha sido velar en todo momento por la salud y la seguridad de sus empleados y clientes para seguir dando servicio a la población". En 2020, la cadena de supermercados obtuvo el sello Covid de AENOR, avalando con ello la efectividad de las distintas medidas implementadas en todos sus centros de trabajo en España (tiendas, almacenes y oficinas centrales). A día de hoy, Lidl ha destinado unos 34 millones de euros a estas.