Mercadona ha seguido avanzando durante 2019 y 2020 en su sistema de gestión ambiental. Durante estos dos años, y tras haber reevaluado sus procesos y puesto en marcha nuevas medidas de sostenibilidad, ha realizado una inversión de más de 90 millones de euros. Como parte de su Modelo de Gestión responsable, Mercadona se asoció hace más de una década a la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, formando parte, junto a una veintena de organizaciones, de grupos de trabajo que promueven los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la industria agroalimentaria, con la publicación de una Guía de Buenas Prácticas para el sector.

El sistema de gestión ambiental de Mercadona basa sus actuaciones en la premisa de "producir más con menos recursos", para lo cual identifica los impactos ambientales generados por su actividad y define objetivos y estrategias para reducirlos en cuatro áreas principales: logística sostenible, eficiencia energética, producción y consumo sostenibles y reducción y gestión de residuos

Mercadona invertirá 140 millones de euros hasta 2025 en la ejecución de la Estrategia 6.25 y la consecución de todos los compromisos que implica; además de transformar en Tienda 6.25 todos los centros de la cadena en 2021.

Logística sostenible

La compañía ha seguido revisando su logística e introduciendo mejoras que, en su conjunto, han permitido optimizar estos procesos para hacerlos cada vez más sostenibles. Para ello, ha incorporado soluciones como, por ejemplo, el uso de combustibles menos contaminantes, mejoras en los equipos refrigerantes de los vehículos, renovación de la flota por estándares de motor más avanzados y eficientes y repartos de última milla en núcleos urbanos realizados por camiones con las normas de control de emisiones más restrictivas del mercado. Además, ha seguido impulsando su Estrategia del Ocho, con diversas iniciativas combinadas que permiten mejorar el comportamiento ambiental de su flota, tales como la apuesta por las “Compras sobre Muelles”, que reducen la huella de carbono; la implementación de la “Logística Inversa”, para optimizar los trayectos de retorno; o el apoyo al ecodiseño de envases y embalajes, que optimiza el espacio de carga y evita “transportar aire”.

Al cierre de 2020 la compañía ha certificado que el 99% de su flota responde al estándar Euro VI, dispone de 103 camiones propulsados a gas natural (GNL y GNC), realiza logística silenciosa en horas valle en un total de 777 tiendas y ha alcanzado una tasa de llenado de camiones del 85%, a pesar de la complejidad de los cambios logísticos ocasionados por la pandemia.

El pasado año la compañía se ha adherido además a la iniciativa internacional Lean&Green, impulsada en España por AECOC. Como consecuencia de ello, está trabajando en un Plan de Acción para la Reducción de Emisiones con el que podrá certificar una reducción inicial del 20% de sus emisiones logísticas entre 2015 y 2019, a la que sumará un 10% adicional en 2023.

Eficiencia Energética

Mercadona también ha introducido mejoras en el ámbito de la eficiencia energética. Concretamente, ha puesto en marcha un proyecto de medición exhaustiva, y en tiempo real, de los consumos energéticos de cada tienda, y está igualmente apostando por la instalación de placas fotovoltaicas. A este respecto, la compañía ha instalado en 2020 más de 1.400 paneles solares distribuidos en 8 centros entre España y Portugal, iniciativa que le permite ahorrar, en cada uno de estos centros, un 15% de electricidad; y cuenta con un total de 9.000 paneles solares activos, el equivalente a más de 600 kWp en placas fotovoltaicas.

Además, la empresa ha seguido avanzando durante 2019 y 2020 en su apuesta por las tiendas ecoeficientes por medio de la adaptación de su red de supermercados al Nuevo Modelo de Tienda Ecoeficiente o “Tienda 8”. Esto le ha permitido cerrar el año 2020 con un total de 1.020 “Tiendas 8”, que implican una reducción del 40% del consumo energético respecto a una tienda convencional.

Mercadona, un año más, ha reducido su consumo eléctrico durante 2019 y 2020 en 39,7 millones de kWh, con unas tasas de consumo por m 3 de mercancía que llega a tienda de 57,6 y 58,5 kWh en 2020 y 2019, respectivamente, frente a los 61,5 kWh de, por ejemplo, 2017. Además ha seguido trabajando en otras iniciativas verdes, como la instalación de 1.433 puntos de recarga para vehículos eléctricos en sus parkings, o en la prevención y el control de fugas de gases refrigerantes, con mejoras muy relevantes en la evolución de las emisiones ocasionadas por dichas fugas, que han pasado del 14,3% de 2017 al 6,93% y 5,61% de 2019 y 2020, respectivamente.

Gestión de Residuos y reducción del plástico

Mercadona, además de reforzar sus sistemas ya consolidados de reutilización y reciclaje de envases comerciales, en 2020 ha puesto en marcha la llamada Estrategia 6.25, que cuenta con seis acciones para reducir el uso de plástico y la gestión responsable de su residuo para conseguir en 2025 un triple objetivo: reducir un 25% de plástico en sus envases, que todos los envases de plástico sean reciclables y reciclar todo su residuo plástico.

Con este objetivo, la compañía ya ha eliminado las bolsas de plástico de un solo uso en todas sus secciones, así como los desechables de plástico de un solo uso, que ha sustituido por menaje sostenible.

En los próximos cinco años la compañía reducirá, con la colaboración de sus proveedores, el plástico en los envases de marca propia y proporcionará información a los clientes sobre reciclaje para impulsar y facilitar la separación de residuos tanto en las tiendas como en sus hogares. Estas medidas han permitido reciclar, solo en 2020, hasta 3.000 toneladas de plástico para elaborar bolsas reutilizables, o lograr un ahorro de más de 180.000 toneladas al año de materiales de un solo uso.