La Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL) ha presentado el segundo "Estudio Confianza Establecimientos Alimentación", un trabajo que explora los principales aspectos que tienen en cuenta los gallegos a la hora de hacer su compra y de decantarse por un establecimiento comercial.

Si nos centramos en la valoración que los clientes tienen de los grupos de distribución, comprobamos que todos ellos mejoran sus resultados con respeto al año 2012. En este apartado, Mercadona y Gadis destacan como los grupos que más confianza inspiran entre sus propios clientes y son los únicos que superan los ocho puntos. En tercer lugar se sitúa Hipercor, que repite posición y se mantiene casi sin variaciones. En cuarto puesto está otro grupo gallego, Froiz, que experimenta la segunda mejor subida de entre todos los grupos analizados. La sorpresa la da Lidl, que hace cuatro años ocupaba la octava posición y que hoy se encuentra en la quinta, aumentado su puntuación en 0,83.

Mayoritariamente, los gallegos se decantan por los supermercados para hacer la compra, si bien son pocos los consumidores que acuden a un único formato: un 40,2% también hace la compra en el pequeño comercio, en las plazas o mercados de abastos (29,6%) o en hipermercados (25,2%).

Eso sí, el formato mejor valorado es el de las plazas y mercados tradicionales, ocupando el primer puesto en la confianza de los gallegos y escalando dos posiciones con respecto a 2012. Los supermercados pierden esa primera posición y pasan a ocupar la segunda.

Los aspectos que inciden en la decisión de compra

El estudio también refleja los aspectos que más impacto tienen a la hora de hacer la compra. Entre los 15 que se han valorado, la confianza sigue siendo el más importante, y es además el único que supera los nueve puntos. El precio, en segundo lugar, aumenta su importancia en casi cuatro décimas. La variedad de productos repite como el tercer elemento más valorado por los condumidores gallegos.

Hay que destacar que entre los cinco primeros aspectos más valorados aparece el de la oferta de producto fresco y local, que obtuvo un espectacular aumento pasando del noveno puesto en 2012 al cuarto en 2016.

Este año, además, UCGAL ha preguntado sobre la introducción de cajas automáticas para el pago de las compras. En general, este cambio es percibido por los consumidores como algo negativo, ya que un 63,39% considera que es una mala opción. Además, casi tres de cada cuatro personas (72,97%) considera que esta medida conlleva la pérdida de puestos de trabajo.