La cadena de supermercados Sangüi ha cerrado el balance anual de la empresa con unas cifras satisfactorias en las que destacan aumentos en las secciones de perecedero y un incremento de la cifra de negocio total. La compañía con sede central en Murcia terminó el año 2015 con un volumen de ventas de 55,82 millones de euros, lo que supone un crecimiento de 2,63 puntos frente a la cifra de 2014, que se situó en los 54,39 millones de euros.

Uno de los aspectos más relevantes del balance es el referente a la sección de frutas y verduras, cuya facturación aumentó un 12,5% con respecto al ejercicio anterior. Este porcentaje es referido exclusivamente a los supermercados y se incrementa hasta el 15,7% al tener en cuenta también la facturación del cash de frutas y hortalizas. Esta pauta se repite también en la sección de carnicería, que ha registrado un aumento de facturación del 11,16% con respecto al año anterior.

Estos resultados son la respuesta a la estrategia de Sangüi de los últimos años, en la que la dirección de la empresa ha tratado de potenciar las secciones de frescos, ya que son las que los clientes valoran más positivamente. Para el director general, Andrés Meseguer Meseguer, "las secciones de frescos han tomado mucho protagonismo en el punto de venta e influyen en la decisión de compra de un consumidor cada vez más exigente".

La cadena cuenta actualmente con una superficie de ventas de alrededor de 16.000 m2 distribuidos en 29 supermercados en la Región de Murcia. Para el presente ejercicio, la empresa tiene previsto continuar con su plan de expansión y seguir aumentando su presencia en la provincia.