Fiel a su compromiso con el medio ambiente y a su modelo de empresa sostenible, Vegalsa-Eroski gestionó 12.020.798 kilos de residuos en el último año, un 7,8% más que el año anterior, a través de su programa “Desarrollo Sostenible. Residuo Cero”.

De ellos, 7.213.948 kilos se corresponden con papel y cartón, 1.127.975 kilos con plástico, 2.027.230 kilos con subproductos, cárnicos y pescado; 586.910 kilos con productos envasados, 75.483 kilos con aceite usado, 488.800 kilos con ropa usada, 19.684 kilos con pilas, 41.101 kilos con palets, 264.038 kilos con pan, 87.897 kilos con yogures, 39.465 kilos con frutas y verduras, 17.705 kilos con baterías y chatarra, 29.640 kilos poliespán y 922 kilos de otros.

“Uno de los pilares fundamentales de nuestra estrategia de sostenibilidad es la autogestión de residuos, tanto los que generamos derivados de nuestra actividad comercial como de los puntos limpios que hemos instalado en nuestros establecimientos para el reciclaje de ropa, así como de aceite, tapones y pilas por parte de nuestros clientes”, afirma el responsable de Calidad y Medioambiente de la compañía, Ricardo Castro.

En los últimos cinco años la compañía ha reducido un 35% el consumo energético en sus establecimientos gracias a su apuesta por un modelo de tienda ecoeficiente

Además, en sus establecimientos la compañía apostó por la implantación de modelos de tienda ecoeficiente. Para ello cuenta con medidas de eficiencia energética tanto en iluminación, con la instalación de luces led, como en climatización, a través de la automatización y monitorización de las instalaciones de tienda para una gestión más eficiente de la energía eléctrica que le ha permitido reducir el 35% del consumo energético. Todas estas medidas permiten ahorrar a la empresa 20 millones de kwh al año, evitando la emisión de 7,8 millones de Kg/Co2 al año.

Asimismo, para reducir el uso de bolsas de plástico convencionales en sus tiendas, incluyó desde comienzos de 2019 soluciones sostenibles como las bolsas de papel con sello FSC mixto, bolsas compostables o mallas reutilizables para la compra de fruta y verdura a granel. Y para reducir el consumo de papel, extendió a su red comercial la opción del tique digital dentro de la nueva versión de la App de Eroski.

Por otro lado, la compañía contribuye al medioambiente reduciendo la producción de residuos orgánicos e inorgánicos a través de su programa “Desperdicio Cero”, que le permite dar salida a los productos de sus tiendas, garantizando así que ningún alimento apto para el consumo sea desechado, a través de descuentos por próxima caducidad y de donaciones directas a entidades sociales locales. A través de este programa en 2019 se evitó el desperdicio de 800.818 kilos de alimentos.

Mientras tanto, en lo que a logística se refiere, Vegalsa-Eroski se adhirió en 2018 al proyecto Lean&Green, una iniciativa que incentiva a las organizaciones a alcanzar un nivel más alto de sostenibilidad en este ámbito, marcándose como objetivo reducir las emisiones asociadas a su cadena de suministro hasta un 20% en un plazo máximo de cinco años. Para lograrlo la compañía introducirá medidas de mejora de la eficiencia, integración de las rutas de frescos y alimentación, eliminación de los vehículos más contaminantes de la flota e incorporación de otros nuevos como vehículos de gas, citytrailers o megacamiones, así como mejora de los procedimientos de carga en plataformas para el llenado de camiones.

Por último, la compañía apoya también iniciativas que contribuyan a concienciar sobre los efectos del cambio climático como en el caso de la expedición femenina de Compromiso con la Tierra, liderada por la alpinista viguesa Chus Lago, en el Lago Baikal, en Siberia, además de otras acciones a favor del medioambiente como la plantación de árboles que cada año realiza la empresa, sus talleres de sostenibilidad para escolares, su apoyo a la Hora del Planeta o a la iniciativa Camiño a Camiño impulsada por el Concello de Vigo, entre otras.