Los sectores turístico y minorista prevén un verano de récord en España en cuanto a afluencia de visitantes y a consumo. Este 2016, el turismo crecerá un 3,8%, según Exceltur, y acumula diez trimestres consecutivos superando el 3% de expansión. Sin embargo, la oportunidad de hacer agosto para las tiendas españolas se ve mermada por el repunte del hurto en estas fechas que son, según el Barómetro Mundial del Hurto de Checkpoint Systems, la segunda época del año preferida por los hurtadores, solo por detrás de la Navidad.

España cerró 2015 con 68,1 millones de turistas extranjeros, la mayor cifra de la historia del país y que supera en un 4,9% la del año anterior. Según la Encuesta de Gasto Turístico del INE, gastaron 67.385 millones de euros, un 6,8% más, siendo Canarias, Cataluña y Andalucía los destinos preferidos por los extranjeros. Los turistas representan, por lo tanto, un activo económico de primer nivel para las cadenas minoristas.

Da cuenta de ello la noticia de que una importante cadena de supermercados ha aumentado su plantilla en España un 25% este verano. La paulatina recuperación de las economías domésticas, sumada a la inestabilidad en el Mediterráneo (especialmente en Túnez, Egipto y Turquía) y el abaratamiento del petróleo, explican el atractivo de España para todo el mundo.

Pero esta época del año también es perfecta para los hurtadores, profesionales o no. "Las rebajas provocan un constante movimiento de mercancías y personas, y las vacaciones refuerzan más esta dinámica. Es fácil caer en descuidos si la tienda no está perfectamente equipada y con una plantilla preparada para utilizar las soluciones antihurto", señala David Pérez del Pino, director general de Checkpoint Systems en España y Portugal.

El 18% del hurto en tiendas está cometido por los propios empleados, según el Barómetro Mundial del Hurto. Además, los errores administrativos provocan el 25% de pérdida desconocida. Esta tendencia se agudiza en las grandes campañas de verano e invierno a causa del mayor porcentaje de trabajadores temporales y con menos formación en los procesos internos de la tienda. En las zonas turísticas, gafas de sol, vinos y licores, cremas y protectores solares son los productos más codiciados por los hurtadores. Para protegerlos, los retailers utilizan etiquetas antihurto adaptadas a cada tipo de producto y soluciones Alpha como cajas de policarbonato o collarines de botellas, que están diseñadas específicamente para los productos con más riesgo de hurto.