La aplicación para móviles Manzaning trata de poner en contacto al cliente con el pequeño comerciante local y le permite volver a comprar en sus establecimientos de barrio preferidos. Tras cerrar una primera ronda de financiación de 150.000 euros con inversores particulares, Manzaning acaba de aterrizar en Barcelona, donde ya opera en todos los barrios de la ciudad con más de 500 establecimientos de alimentación, farmacias, floristerías, papelerías, ferreterías o tintorerías, entre muchos otros pequeños comercios de barrio.

Mediante mensaje de texto o llamada, el cliente habla sin intermediarios con el frutero, el carnicero, su farmacéutico, la modista o cualquier otro profesional de su confianza, que siempre le asesora, da respuesta y ofrece una solución a la medida de sus necesidades. "No hay nadie más experto que este profesional para asesorarle sobre su producto, cual es la mejor oferta o cómo se cocina determinado plato, entre muchas otras dudas que surgen en el momento de la compra. En Manzaning, la venta es más humana y por medio del diálogo directo se establece una relación personal de confianza que ofrece como resultado una gran calidad en el servicio", señala Eva Tomás, CEO y fundadora de la aplicación.

"Manzaning nace con el espíritu de recuperar el comercio de barrio, esa compra de siempre, humana, de calidad y de proximidad pero con las ventajas de las nuevas tecnologías. De esta manera, también ofrecemos al pequeño comercio una herramienta para competir con las grandes superficies", añade Jaume Viñals, experto en canales digitales y co-fundador de la nueva start up.

Sencillo funcionamiento

Disponible en las plataformas de App Store y Google Play, su funcionamiento es muy sencillo. Tras la descarga en el dispositivo móvil, el usuario elige la categoría o categorías de productos, busca las tiendas en el mapa y, vía chat o llamada telefónica, conversa directamente con el tendero como si estuviera delante del mostrador. Tras efectuar la compra, el pago se realiza a través de la misma aplicación a través de una pasarela de pago segura y el pedido se recibe en el lugar y horario deseado. El precio de cada envío oscila entre los 4,50 euros, si es en el plazo máximo de 1 hora, o los 2 euros si la entrega se hace a lo largo del día. De acuerdo al horario comercial y siempre que la tienda esté abierta, Manzaning funciona de manera ininterrumpida de 9 a 21 horas de lunes a sábados, mientras que los domingos opera sólo por las mañanas de 9 a 15 horas.

Para sus entregas, Manzaning ha optado por un modelo logístico externalizado. Sus proveedores, Paack y Shargo, son expertos en última milla con presencia nacional, lo que aporta gran flexibilidad y agilidad para la expansión a nuevas ciudades. Además de estar presente en los principales mercados de Barcelona, Manzaning también opera con algunas tiendas de referencia de la ciudad como La Garriga, Farga, Lafuente, Camarasa, Casa Piera o Boldú.

La previsión es aumentar el número de establecimientos adheridos y alcanzar los 10.000 pedidos el primer año, así como implantarse próximamente en Madrid y otras ciudades del territorio nacional antes de abrirse al mercado europeo. La nueva app cuenta con otros canales de información y contacto para consultar y resolver dudas como el correo electrónico (info@manzaning.com), los perfiles en Facebook, Twitter e Instagram, así como su web.