Grupo Ferrero relanza en España Raffaello con una imagen moderna y actualizada, pero manteniendo las mismas características del producto original y un packaging en forma de Ballotin. Según los responsables de Ferrero, "Raffaello tiene un gran potencial dentro de la categoría de bombones y renace esta primavera, y estará durante todo el año en los lineales, como la especialidad que más se ajusta para pequeños gestos de cariño y detalles espontáneos a nuestros seres queridos".

De blanca y refinada apariencia, Raffaello sorprende con una delicada combinación de diferentes capas: una blanca y crujiente almendra rodeada por una suave y aterciopelada crema en un crujiente barquillo cubierto por copos de coco. La receta de Raffaello tiene una cuidada combinación de ingredientes como coco de las Islas del Pacífico, almendras blancas de California y una suave crema. Gracias a su singularidad y diferenciación, tanto en el producto como en su packaging blanco y su sabor, Raffaello "es más que un bombón y se convierte en ese toque emocional que añade pequeñas muestras de amor y de cariño en la vida de las personas", imdican desde Ferrero. Bajo este concepto, el bombón blanco de Ferrero se presenta en el mercado español este mes de abril con una campaña y un spot en televisión que evoca esos momentos de gestos espontáneos de cariño.

Con presencia en España desde 1985, la multinacional italiana Ferrero empezó su andadura en nuestro país con Kinder Sorpresa. Tres años después, la compañía inauguró su sede en Barcelona, desde donde comercializa sus productos para España y Portugal. A partir de 1990 fueron llegando al mercado local marcas como Ferrero Rocher, Mon Chéri, Kinder Chocolate o Nutella, convertidas ya en referentes.