El I Congreso Aecoc de Smart Distribution ha reunido a los concejales y directores de movilidad de grandes capitales de provincia españolas para analizar las estrategias que se impondrán en los próximos años, de cara a acometer los dos grandes retos identificados en la movilidad urbana de mercancías. Dichos retos se resumen en ganar espacios públicos en el centro de las ciudades para mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos y hacerlo mejorando la eficiencia de la distribución de mercancías que, en urbes como Madrid, ya representa hasta el 38% del tráfico.

Ante esta situación, muchas de las ciudades participantes en el congreso han apuntado a la creación de centros logísticos urbanos y de puntos de recogida para la paquetería que genera el e-commerce como una de las claves para mejorar la movilidad en los núcleos urbanos.

El gran reto de las ciudades en movilidad urbana pasa por recuperar espacios públicos y mejorar la eficiencia de la distribución

“La creación de hubs logísticos dentro de la ciudad está dentro de los planes de Madrid. Los aparcamientos subterráneos también pueden ser hubs de movilidad y logísticos, que permitan hacer compatibles las necesidades de movilidad con la calidad del aire”, ha explicado el concejal de medio ambiente y de movilidad de la capital, Francisco de Borja Caravante.

Por su parte, la concejal de movilidad de Barcelona, Rosa Alarcón, ha explicado el proyecto piloto que Barcelona ya tiene en marcha para la creación de centros de distribución de paquetería, en la que los parkings también juegan un papel esencial como puntos de recogida.

En este sentido, la concejal comenta que “el vehículo no desaparecerá de las ciudades, pero debemos eliminar la mayoría de desplazamientos de última milla que se están haciendo y que no son necesarios.  Si la última milla es para que me llegue a casa un artículo, estoy creando un movimiento innecesario; ya veremos si se impondrán recargos a este tipo de acciones, pero la lógica nos dice que sí”.

Además, otra de las políticas más repetidas en las ciudades participantes en el congreso ha sido la del análisis y mejora de las zonas de carga y descarga. En relación a esto, la directora general de movilidad sostenible de Palma de Mallorca, Irene Nombela, ha anunciado que el ayuntamiento estudiará ayudas para fomentar la electrificación de la flota. Mientras tanto, Alarcón ha indicado que la creación de flotas más sostenibles es también una prioridad para Barcelona.

Por último, además de la necesaria colaboración público-privada para mejorar la eficiencia en los sistemas de movilidad urbana, los portavoces municipales han recalcado la importancia de compartir casos de éxito entre ciudades. El concejal de movilidad de Bilbao, Alfonso Gil, ha reclamado “establecer un marco para el conjunto de las ciudades de España para armonizar las normativas de movilidad urbana”, lo que, a su parecer, fomentaría la creación de negocios y eliminaría ineficiencias.