El peso del sector logístico en la economía española se mantiene estable desde 2008, alcanzando el 2,9% en el PIB español, según los datos de Fundación ICIL, institución de referencia en investigación, formación y asesoramiento en logística.

Durante el último año se ha producido un cambio estructural en el peso de los diferentes sectores relacionados con la logística. En 2015, las actividades de almacenamiento y anexas aumentaron, pasando del 1,3% del total de la economía española al 1,5% en 2016. En cambio, frente a este crecimiento, las actividades relacionadas con el transporte han descendido del 1,5% al 1,1% del total del PIB.

Los últimos datos oficiales, según recoge el INE, remarcan un crecimiento del 2,3% de facturación respecto a las cifras alcanzadas en mayo de 2015. El transporte terrestre ha experimentado un crecimiento del 2,3% respecto al año anterior. Las actividades de gestión, almacenamiento y actividades externas, por su parte, han aumentado un 2%.

Desde 2008, año en que se inició la crisis española, el subsector de las actividades de almacenamiento y externas ha obtenido un mejor comportamiento respecto a los otros subsectores logísticos. La nueva apertura de canales de compra online (e-commerce) ha producido un aumento de la actividad logística gracias a la buena acogida por parte de los usuarios.

Además, los buenos resultados en la economía española han repercutido en un aumento de los puestos de trabajo. Durante el mes de julio, se ha registrado un 6,89% más de contratos laborales en el sector logístico respecto el mes anterior y ha supuesto un crecimiento del 4,38% interanual.