Linde Material Handling ha actualizado sus transpaletas T20/T25 SP, con nuevas opciones de equipamiento que mejoran la comodidad, eficiencia y fiabilidad del carretillero. La principal innovación es su plataforma suspendida totalmente separada y amortiguada; de hecho, la plataforma y el sistema de dirección forman una unidad compacta separada del chasis. De esta forma se consigue una reducción de cerca del 30 por ciento de las vibraciones corporales.

Las transpaletas Linde T20/T25 SP incluyen la tecnología e-Driver, la cual permite al carretillero apoyar la espalda cómodamente reclinada, mientras se mantiene en un ángulo de 45 grados hacia la dirección de avance y maneja el vehículo con una mano, con la que también puede controlar todas las funciones de conducción y elevación.

La posición de 45 grados proporciona una visibilidad óptima de la ruta y la carga con una postura corporal ergonómica

Además, para facilitar el trabajo en zonas mal iluminadas, Linde ha añadido luces LED a su gama de funciones opcionales, que ayudan a mejorar la seguridad y la eficiencia de los procesos, por ejemplo, cuando se cargan y descargan tráileres con interiores oscuros. La luz se puede encender o apagar con un único movimiento de la mano.

Además de la seguridad del trabajo y la comodidad del carretillero, estos vehículos ofrecen un prolongado tiempo de uso y potencia. Ambas funcionalidades se dan gracias al motor de tracción eléctrico de 3 kW de la transpaleta. Su alto par de motor garantiza un potente arranque, alcanzando la velocidad máxima de 12 km/h en menos de cinco metros.

Desde el lanzamiento de las series T20/T25 SP en 2004, Linde ha vendido más de 33.000 de estas transpaletas en todo el mundo. Con una capacidad de carga de dos a dos toneladas y media, facilitan la carga y descarga de camiones y el transporte de palets.