Ariel, marca perteneciente a Cuidado de la Ropa de P&G, aumentará hasta el 50% el uso de resina reciclada en sus botellas de detergente líquido fabricadas con HDPE en Europa a partir de 2020. Este paso se enmarca en la estrategia  “Ambición 2030”, lanzada en 2018. Uno de los objetivos es reinventar los hábitos de limpieza y ahorrar un 50% de recursos. Este plan se extiende a otros ámbitos de la división y se pretende sus envases sean totalmente sostenibles en una década. 

El compromiso de P&G por reducir su consumo de plásticos comenzó a principios de año con la inclusión de formatos más eficientes que la caja. La marca está poniendo su foco en la introducción de alternativas sostenibles para sus envases. El incremento de la presencia de PCR ahorrará al año el plástico equivalente a dar la vuelta al mundo con una fila de botellas de detergente.

La compañía cree que a través de la innovación, la educación y la colaboración pueden ser "promotores del impacto positivo y del crecimiento”.

Durante la última edición de la Sustanaible Brands Conference celebrada en París el pasado mes de abril, P&G Cuidado de la Ropa anunció que Ariel, Lenor y otras de sus enseñas, se han comprometido a reducir en un 30% el uso del plástico en sus envases para el 2025. Además, la división se ha marcado como objetivo que, para el año 2022, todo su packaging sea 100% reciclable.

Su directora global de sostenibilidad, Virginie Helias, tiene claro que “abordar el problema de residuos de plástico es responsabilidad de todos, y estamos decididos a seguir avanzando hacia la economía circular, para que ningún envase de P&G acabe en los océanos”.