AMDPress.- La embotelladora Caldes de Boí tiene previsto ampliar su planta de envasado del municipio de Boí (Lleida), a unos 400 metros del balneario del mismo nombre. El objetivo es habilitar una nueva línea de envasado de botellines de agua mineral de 33 y 50 centilitros en envase pet (plástico) para completar la gama de posibilidades de envasado de agua mineral tanto en cantidad como por el material.

La empresa va a realizar una inversión de 390.000 euros en las obras de ampliación de las actuales instalaciones que ocupan 1.800 metros cuadrados. Tras las obras, la factoría contará con 2.800 metros. Esta inversión conllevará una ampliación de la plantilla que pasará de 11 a 17 empleados.