AMDPress.- Para principios de 2002 se espera que esté completado el proceso de fusión que actualmente negocian las empresas sevillanas fabricantes de tapones Corchos y Tapones de Andalucía (Cortansa), de El Pedroso, y Corchos de Cazalla, de Santiponce, y que dará lugar a una nueva sociedad en la que los negocios de las dos fusionadas se complementarán a modo de integración vertical.

En este proceso de fusión queda por definir aún el nuevo nombre la sociedad resultante y su estructura accionarial, dado que Corchos de Cazalla controla un 44% de Cortansa y ambas, a su vez, tienen socios comunes, alguno de ellos también fabricante de tapones, que posiblemente queden al margen de la operación. Igualmente, la nueva etapa podría suponer el replanteamiento del proyecto de nueva fábrica a construir en Navarrete (La Rioja), que tenía Cortansa.