Aral Digital.- El código de barras celebra, hoy, 3 de octubre, su treinta aniversario en nuestro país de la mano de AECOC. Han sido años en los que ha dado el salto desde el supermercado hasta hacerse hueco en todos los sectores profesionales y en los que ha llegado a los cinco continentes.

Tres décadas después, sólo en España utilizan el código de barras cerca de 24.000 empresas de todos los sectores profesionales y más de 1.300.000 hacen lo propio en más de un centenar de países de todo el mundo. Más de 1.000 nuevos usuarios se incorporan al año en nuestro país. Actualmente, el 55% de estos pertenecen al sector de alimentación y el 45% se reparte en distintos sectores profesionales.

Más allá de la simple identificación de artículos, el código de barras supuso una auténtica revolución no sólo de las tiendas sino también de las trastiendas de las empresas españolas, ya que permitió automatizar toda una serie de procesos que hasta el momento se llevaban a cabo de manera manual.

Así, el código de barras permitió a las compañías españolas saber exactamente no sólo el precio de los productos que estaban vendiendo, sino también conocer con total precisión cuánto y qué vendían, cuáles eran los artículos más demandados y también cuánto les quedaba por vender (control de stock). Con ello, el código de barras revolucionó, por un lado, el punto de venta, y, por otro, los almacenes.

Asimismo, la introducción del código de barras marcó también un punto de inflexión en las relaciones entre las empresas de fabricación y distribución y el resto de operadores al requerir del trabajo conjunto de todas las partes, marcando el inicio de un modelo de relación basado en la colaboración, imprescindible también para el éxito de muchos otros proyectos posteriores (despegue del comercio electrónico B2B, modernización de la logística y la cadena de transporte, desarrollo de las técnicas más avanzadas de marketing-merchandising...).