AMDPress.- El mercado de PAE ha experimentado cambios enfocados hacia una mayor apuesta por el diseño y la tecnología. Los pequeños electrodomésticos más demandados dentro del mercado nacional continúan siendo las planchas de vapor, batidoras y las aspiradoras, junto a los tostadores, cafeteras expres, y secadores, a los que hay que añadir también los exprimidores y otros de preparación de alimentos.

La preocupación de los fabricantes ante la aparición en el mercado de aparatos que pueden incumplir la normativa de seguridad, marcado y de defensa a los consumidores y usuarios, incluso sin servicio post-venta ni garantía y que vulneran así la legislación se ha visto incrementada. Estos productos suelen ser de importación extracomunitaria, proviniendo la mayoría del Extremo Oriente. Se trata de artículos que desprestigian al producto, por su falta de calidad, afectando al resto.

Una de estas medidas, adoptadas por los fabricantes, además de la evidente calidad de los productos, es la información. Los productos están perfectamente explicados en sus embalajes, existiendo una publicidad directa al consumidor y a la distribución. Aunque se reconoce que se ha perdido, en gran parte, la prescripción del vendedor hacia el producto, ello se ha intentado corregir mediante la publicidad, realizada en el punto de venta, PLV’s, folletos, un largo etcétera, con la intención de otorgar la información más completa y detallada de los productos.

Además, el consumidor demanda una garantía real, un servicio post-venta con una gran rapidez y eficacia en su respuesta, cubriendo la totalidad de las necesidades de los clientes. Y por supuesto, la inversión en el lanzamiento de nuevos productos, que se vayan adaptando a las necesidades del mercado, tanto en innovación técnica, como en diseño, apuntan hacia modelos de última tecnología que, además ofrecen una imagen estética acorde a los cambios que exige el consumidor.

Por otra parte, las estimaciones para el presente año 2003 en cuanto a novedades, apuntan en estas mismas líneas, la estética, la imagen, el diseño, la tecnología y, ante todo, calidad y seguridad, son los baluartes que los fabricantes continuarán esgrimiendo para hacer frente a los aparatos que incumplen la normativa de seguridad. Gracias a su consolidación e inversiones para ofrecer un producto de calidad, su futuro se proyecta optimista.