AMDPress.- En la campaña de verano del pasado año 2002, el mercado español de la depilación ascendió a 18,3 millones de euros, con un crecimiento del 4% sobre el mismo periodo del año anterior, según los datos del BeautyPANEL de TNS. De esa cantidad, un 84% corresponde a los métodos de depilación tradicional, que tuvieron un incremento de 12%. Un 15,7% de las consumidoras españolas compró productos de depilación tradicionales, con una media de dos unidades al mes y a un precio medio superior a tres euros la unidad.

Por contra, sólo un 2,9% de las consumidoras se decidió por los productos de corte, con una media de cinco unidades mensuales compradas y un precio medio superior a 1 euro la unidad. Los supermercados y autoservicios son los canales con mayor número de ventas, ya que cuentan con un 38,9% de cuota de mercado; les siguen las droguerías y perfumerías, con un 30,2%.

En lo que se refiere al perfil de la consumidora, la compradora de estos productos suele ser una mujer con una edad comprendida entre los 25 y los 49 años, que trabaja, no es ama de casa y es de clase media o media-alta. El perfil de las españolas que menos se depilan es el de una mujer mayor de 50 años, ama de casa y que, además, vive en las regiones de Levante, Andalucía, Cataluña (exceptuando Barcelona metropolitana) y Aragón. Casi 180.000 mujeres en nuestro país utilizan algún método de depilación lo cual significa que, según TNS, sólo un 17.5% de las españolas son compradoras de productos específicos para la depilación.

La marca líder en depilación tradicional es Veet, con un 58,2% de cuota del mercado; en segundo lugar está Taky, con un 15,2%. En cuanto a las que utiliza métodos de corte (maquinillas, hojas de afeitar y maquinillas recambios), que representa un 16,4% del mercado en valor, Gillette es líder absoluto, con un 81,4%.