La multinacional norteamericana Gillette ha registrado en el cuarto trimestre de 2000 un ascenso del 3% en su beneficio neto, que se ha situado en los 345 millones de dólares (alrededor de 63.825 millones de pesetas), sin descontar los gastos extraordinarios que ha supuesto el plan de reestructuración anunciado por la compañía el pasado mes de diciembre y que ascienden a 430 millones de dólares (79.550 millones de pesetas). Por lo que, aplicados dichos gastos sobre el resultado neto del cuarto trimestre, la multinacional de productos de gran consumo, especializada en los sectores de afeitado, higiene bucal y pilas, se sitúa con unas pérdidas de 85 millones de dólares (15.725 millones de pesetas). El programa de reestructuración, que se completará a lo largo del presente ejercicio, incluye, además de la supresión de 2.700 empleos, el 8% de la plantilla, el cierre de ocho centros de producción y de 13 centros de distribución. La cifra de negocios en los últimos tres meses del año ha crecido un 1% respecto al mismo periodo de 1999, situándose en los 2.820 millones de dólares ( 521.700 millones de pesetas), con lo que la facturación del grupo en el conjunto del ejercicio 2000 ha ascendido a los 9.300 millones de dólares (más de 1,7 billones de pesetas), un 2% más. Este aumento se debe, en gran medida, al buen comportamiento de la división de afeitado, que en los últimos tres meses del año ha registrado un ascenso del 10% en su cifra de negocios y del 29% en sus beneficios, respecto al mismo periodo del año anterior. Las cifras para el año completo en esta división han supuesto un ascenso del 8% en la facturación y del 11% en beneficios. Mientras que el negocio de pilas Duracell registró retrocesos del 6% en su cifra de negocios y del 31% en los resultados durante el cuarto trimestre, magnitudes que en el conjunto del ejercicio han retrocedido un 5% y un 28% respectivamente. Por último, las ventas de los productos de higiene bucal Oral-B han evolucionado al alza (13% durante el cuarto trimestre y 10% para la totalidad del año) y los beneficios, aunque han aumentado un 10% en los últimos tres meses, han retrocedido en el conjunto del año.