AMDPress.- La empresa catalana La Seda de Barcelona ha alcanzado unas ventas consolidadas en 2002 de 236,109 millones de euros, con beneficios antes de impuestos de 3,641 millones. Estos datos no son comparables con 2001 por incluir durante un trimestre la actividad de la cerrada Grupo Viscoseda. En 2001 las ventas fueron de 261,065 millones de euros y los beneficios de 7,715 millones.

En líneas generales se considera un año positivo, en el que el grupo La Seda ha estado sometido a importantes cambios, a pesar de lo cual se continuó con el plan de reestructuración y optimización de recursos. Entre otras cosas, entró en su accionariado el grupo portugués Imatosgil; se concluyó la ampliación de capital, por valor de seis millones de euros; se ha pasado de unos fondos propios de 118,886 millones a 138,540 millones de euros, y se ha reducido el ratio de endeudamiento del 2,5 de 2001 al 1,9 que representa al cierre de 2002.

La Seda, que recientemente ha superado una OPA de la compañía PC S XXI Inversiones Busátiles, encabezará el holding formado por IQA (Industrias Químicas Asociadas), Catalana de Polímers e Inquitex. Así mismo, está estudiando la posibilidad de vender IQA, comprando la portuguesa Selenis (fibras y polímeros), controlada por Imatosgil, que es socio en La Seda con un 5,02% y tiene acordadas compras para llegar al 18,93%.