AMDPress-. El grupo japonés UBE, dedicado a la fabricación de productos químicos y plásticos, invertirá 90,15 millones de euros (15.000 millones de pesetas) en desarrollar varios proyectos en su sede de Castellón, entre los que se encuentran la construcción de una nueva planta y un centro de investigación y desarrollo.

Estas inversiones, que se desarrollarán hasta 2005, incluyen la realización de varios proyectos de protección del medio ambiente y el desarrollo de iniciativas que permitan mejorar la logística, la calidad del producto final y el aumento de la capacidad de producción de la planta de 75.000 a 100.000 toneladas al año.

En concreto, el plan de inversiones consta de un proyecto de 49,58 millones de euros (8.250 millones de pesetas) para la producción de caprolactama, principal materia prima de nylon, que está actualmente en ejecución; y otro de 42 millones de euros (7.000 millones de pesetas) para la fabricación de nylon 6 y copolímeros.

Por su parte, el Ministerio de Ciencia y Tecnología, junto con otros departamentos de la Administración del Estado, aportarán más de 18 millones de euros (3.000 millones de pesetas) en subvenciones para este proyecto.

De acuerdo con el presidente de UBE, Shinobu Watanabe, "la nueva planta se dedicará a la elaboración de Poliamida a través de un proceso único desarrollado por UBE y permitirá desarrollar nuevas aplicaciones de la Poliamida 6 y satisfacer de manera eficaz la demanda del mercado a través de la creación de un nuevo centro de I D". Este producto era hasta ahora importado a Europa desde las instalaciones que el Grupo tiene en Japón y es utilizado en sectores como la industria alimentaria, automóvil y maquinaria, así como para la fabricación de productos electrónicos y redes de pesca, entre otros usos. Watanabe añadió que el objetivo de la planta es "aumentar las ventas en Europa con base en la producción local, aunque desde España también se exportarán estos materiales a países de todo el mundo".

Las nuevas instalaciones, que emplearán directamente a 35 trabajadores de alta cualificación y crearán 150 empleos indirectos, tendrán dos líneas de producción con una capacidad de 10.000 toneladas cada una.