AMDPress.- La multinacional estadounidense Kimberly-Clark, fabricante entre otras de la marca de pañuelos de tisú Kleenex, los pañales Huggies y Monbebé y el papel higiénico Scottex, anunció el pasado 29 de noviembre el cierre de cinco plantas en Estados Unidos y Latinoamérica con el objetivo de reducir costes.

Esta medida supondrá el despido de unos 1.400 empleados (un 2% de su plantilla) y un gasto de 134,3 millones de euros (22.346 millones de pesetas). Con esta reestructuración, el gigante estadounidense prevé alcanzar un ahorro cercano a los 28 millones de euros (4.659 millones de pesetas) en el año 2003.