Aral Digital.- La compañía estadounidense Kimberly-Clark ha cerrado 2010 con una cifra de negocio de 14.529 millones de euros, un 3,3% más que en el ejercicio anterior. Asimismo, el beneficio atribuido del fabricante de 'Kleenex' se ha situado en 1.356 millones de euros, un 2,2% por debajo del resultado del año precedente.

La empresa ha anunciado, además, que reestructurará su negocio de pulpa de papel y tisú, lo que puede desembocar en la venta o el cierre de cinco o seis fábricas en todo el mundo. Estas actuaciones implicarían un coste para Kimberly-Clark de entre 206 y 309 millones de euros.

En el cuarto trimestre del año, el beneficio del fabricante alcanzó los 362 millones de euros, en línea con el resultado del año anterior, mientras que sus ventas aumentaron un 1,8%, hasta 3.735 millones de euros. Igualmente, la compañía prevé lograr un beneficio por acción de entre 4,90 y 5,05 dólares en 2011, lo que supone un aumento de entre el 5% y el 8% respecto a 2010, y espera que sus ventas orgánicas aumenten de un 2% a un 3%.