AMDPress.- La innovación dista de ser todavía una estrategia permanente en las empresas españolas, ya que sólo se realiza, por razones de coyuntura, en tiempos de bonanza económica. Así lo ha manifestado José Antonio Garrido, vicepresidente de la Fundación Cotec, durante la presentación de su "Informe 2002 sobre tecnología e innovación en España". El acto ha estado presidido por SM el Rey, que ha recordado que "ha sido siempre en las circunstancias difíciles cuando han surgido nuevas ideas y nuevos descubrimientos capaces de abrir nuevos horizontes en el panorama social, económico y cultural", por lo que ha animado al tejido empresarial a apostar por la innovación con continuidad.

El informe de Cotec explica que la gran burbuja tecnológica que había alimentado los mercados financieros se ha diluido, lo que consolida el valor y la urgencia de la innovación en la economía real, tanto en la industria -incluso en la más tradicional- como en los servicios. En este sentido, asegura que existe una evolución positiva de los principales indicadores de I D, aunque el ritmo de mejora sigue siendo lento para converger con los principales países europeos.

En los diez años de vida de Cotec, el gasto total español en I D ha crecido a una tasa media anual del 5,8%, casi el doble que en otros países ya maduros. Sin embargo, a pesar de ese esfuerzo, dice el informe, a cierre de 2000, España dedicaba un 0,94% del PIB a I D, frente al 2,46% de Alemania o al 2,15% de Francia.