Aral Digital.- Las ventas, durante el pasado mes de enero, se han estancado y se ha facturado un 1% menos que en el mismo período de 2006, según el estudio Worldpanel Fashion, de TNS Worldpanel. La razón de esta caída de la facturación se debe a que las compras de productos rebajados han caído en enero un 3,8%, y las de no rebajados crecieron un 4,0%.

La compra de interiores, el adelanto de nuevas colecciones que incentivan la compra, y el agente climatológico son algunos de los factores que han influido en estos resultados. De todos modos, enero continúa siendo el período de rebajas por excelencia, ya que el 68% de las prendas compradas en España durante este mes fue a precio rebajado.

Respecto a las ventas de prendas exteriores, dada la necesidad de liquidar stocks de una temporada a otra, la proporción de producto rebajado alcanzó el 71,5% de todo lo vendido en enero.

La importancia de las rebajas en enero es elevada en los canales de más peso (independientes, grandes almacenes, hipermercados y cadenas), ya que en ellos alrededor del 70% de la facturación se consiguió a través de productos rebajados. Por el contrario, en mercados y mercadillos sólo un 44% de su facturación se obtiene a través de este tipo de productos, por ser un canal que se caracteriza por los bajos precios y donde los interiores son una importante parte de su negocio.

Las cadenas, como motor del sector, consiguieron crecer un 5% en facturación durante el mes de enero, aunque de este crecimiento no se beneficiaron todas por igual, ya que frente al decrecimiento de alguna de ellas, otras como H&M, Cortefiel, Benetton, Bershka, Stradivarius, Mango o Decathlon consiguieron crecimientos de dos dígitos.