AMDPress.- La sociedad valenciana Maderfibra ha cerrado el último ejercicio 2002-2003 (a 30 de abril) con unas ventas de 19,59 millones de euros, que suponen un crecimiento del 30% sobre los 15,06 millones equivalentes del ejercicio anterior, además de terminar de concretar la consolidación de este proyecto empresarial, nacido en 1999 para fusionar los negocios de las empresas fabricantes de envases de madera Envases Molio y Envases Querol.

En esta proyección de las ventas de Maderfibra han influido, entre otros, dos aspectos destacados como son el que sus cajas, fabricadas con la madera especial denominada MDF (fibra de densidad media), estén logrando una buena penetración en los mercados de gran consumo de cajas (compitiendo con las de madera tradicional, contrachapado y de cartón ondulado), y que en 2002 se inició la comercialización de los fondos de caja, fabricados en una sola pieza troquelada y sin grapas, según un desarrollo de patente propia. Este nuevo producto, que también se vende a terceros fabricantes de cajas, ha permitido potenciar la exportación, especialmente hacia Francia y Portugal.

En cuanto a la proyección del proyecto empresarial, cabe señalar que Maderfibra ha pasado a controlar, a principios de este año, el 100% de la empresa chilena Maderinter, creada en 1997 junto a socios locales, y que cuenta con instalaciones de aserradero de pino para esquineros y secadero de alta temperatura. Desde sus instalaciones se envía materia prima a España, donde se semielabora y también se reexporta a terceros países.

Por otra parte, también hay que destacar el cumplimiento de los plazos y presupuestos de su proyecto de fábrica de cajas en Marruecos, que operará como empresa filial 100% con el nombre de Maderfibra Maroc, SARL y un capital social inicial de 90.000 euros. La nueva planta estará operativa el próximo mes de agosto, absorberá una inversión de dos millones de euros, tendrá una capacidad de producción de unos 20 millones de cajas anuales y empleará a 40 ó 50 personas.

Maderfibra se creó en 1999 como resultado de la unión de Envases Molio y Envases Querol; desde 2002 opera como única explotadora de las tres fábricas valencianas de Canet de Berenguer (2) y Miramar. Fabrica un catálogo de cajas de 1 a 20 kg destinadas a los sectores hortofrutícolas, con un alto porcentaje de formatos mini y pitufo, además de segmentos como los de plantas y minicactus, envases para regalo y otros productos de valor añadido. Emplea a unos 150 trabajadores y sitúa su capacidad de producción en un mínimo de 50 millones de envases anuales.