AMDPress.- La barcelonesa Nampak Ibérica, empresa de envases de plástico, acaba de abandonar la órbita del grupo surafricano Nampack, ya que ha sido comprada por la sociedad de capital riesgo ABN Amro Capital (división del banco ABN Amro) y el empresario Fernando Luis Ibárcena (socio fundador en 1996, como Plysu Envases Alimentarios), que han pasado controlar el 80% y el 20%, respectivamente. La operación, que ha valorado la empresa en 15,5 millones de euros, se elevará hasta los 25 millones con las inversiones comprometidas y la eliminación de deuda realizada.

La compra de Nampack se ha acompañado con su renombramiento como Silita, manteniendo el mismo Nif que su predecesora y su actividad como fabricante de envases de plástico y especialista de producción “in house” (planta de fabricación en instalaciones del cliente). Nampack Ibérica, con un capital social de 4,51 millones, emplea 120 personas (en junio pasarán a ser unas 145) y en su último ejercicio, cerrado en septiembre de 2002, alcanzó unas ventas de 18 millones de euros que en este espera se eleven hasta los 24 millones de euros. Sus resultados brutos (EBITDA) superaron los cuatro millones.

Silita hereda un negocio que incluye dos fábricas de envases ubicadas en Andújar (Jaén) y Palma de Mallorca, y unidades de producción en instalaciones de Aguas de Cabreiroa, en Verín (Ourense); Aceites Coosur, en Vilches (Jaén); Olilan, en Abadiño (Vizcaya); y en Manantiales de Galicia, en Cospeito (Lugo). Su producción, que en conjunto fue de unos 220 millones de envases en el último año y espera pasa a superar los 300 millones en este, se realiza en PET en un 80%, además de también en PE (15%) y PP (5%).